Revelan abusos sexuales en colegio jesuíta de Berlín | Así es Alemania | DW | 28.01.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Revelan abusos sexuales en colegio jesuíta de Berlín

En uno de los colegios de élite dirigido por jesuitas en Alemania, el "Canisius Kolleg" de Berlín, hubo reiterados casos de abusos sexuales de estudiantes en las décadas del 70 y 80, según admitió la escuela.

El Canisius-Kolleg, Berlín.

El Canisius-Kolleg, Berlín.

Fue el propio rector del centro escolar, el padre Klaus Mertes, el que divulgó los casos, al escribirle una carta a unos 600 ex alumnos de los años 70 y 80, época en los que se cometieron los abusos.

"Con gran conmoción y vergüenza he tomado nota de estos ataques terribles, no sólo aislados sino sistemáticos y de varios años de duración", reza el escrito. Mertes dijo que tenía conocimiento hasta ahora de siete casos pero que partía de la base de que "la cifra oscura es mayor".

Según el diario "Berliner Morgenpost", "por lo menos dos religiosos de la orden que impartían clases abusaron de alumnos varones".

El colegio, de carácter privado, es una de tres escuelas secundarias de la orden de los jesuitas en Alemania y por ella pasaron estudiantes que hoy se encuentran en posiciones ejecutivas en la política, los medios y la empresa privada. Su alumnado es mixto desde 1974.

Iniciarán investigaciones

Según el rector y sacerdote jesuita Mertes, los profesores en cuestión ya no trabajan en el colegio desde hace años. "En tanto estén vivos efectuaremos las investigaciones correspondientes", anunció, y explicó que se había decidido a escribir la carta "para contribuir a romper el silencio en las promociones afectadas y dar la posibilidad para que hablen los afectados".

La policía berlinesa abrió expediente sobre el caso, dijo un portavoz. No se efectuó denuncia policial, pero se analizarán los casos individuales para ver si los delitos han prescrito o no, agregó. El rector explicó también la razón por la cual no se ha hecho denuncia oficial: el abuso prescribe en Alemania diez años después de que la víctima haya cumplido los 18". Los alumnos afectados tienen hoy cerca de cuarenta años.

La dirección del centro educativo ofreció toda su ayuda para esclarecer los hechos, pero se admitió que "será difícil romper con el cerco de silencio que se consolidó en todos estos años". (dpa)

Editora: Emilia Rojas