Retiran del cargo a jefe de la Policía Federal de México | América Latina | DW | 30.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Retiran del cargo a jefe de la Policía Federal de México

Luego de publicarse un informe que vincula a agentes con casos de tortura y ejecuciones extrajudiciales, el Gobierno decidió tomar cartas en el asunto.

Este lunes (29.08.2016), y tras conocerse el informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México, donde se documentaron varias ejecuciones extrajudiciales realizadas por agentes de la Policía, el Gobierno de ese país decidió relevar de su cargo, por orden del presidente Enrique Peña Nieto, al jefe de la Policía Federal, Enrique Galindo, quien será reemplazado por el licenciado Manelich Castilla.

“En el marco de los hechos recientes y por instrucciones del presidente de la república, el comisionado general de la Policía, Enrique Galindo, se ha separado de su cargo”, anunció en un mensaje a los medios el secretario de Gobernación (ministro del Interior), Miguel Ángel Osorio Chong. La salida de Galindo tiene como objetivo “facilitar que las autoridades correspondientes lleven a cabo una investigación ágil y transparente, de cara a la ciudadanía", señaló Osorio.

En el informe de la CNDH se señala que policías federales ejecutaron arbitrariamente a 22 personas en un tiroteo que dejó 42 civiles y un policía muertos en mayo del año pasado en un rancho de la comunidad de Tanhuato, en el estado de Michoacán (oeste). Asimismo, los investigadores hallaron evidencias de que los agentes incurrieron en actos de tortura, uso excesivo de la fuerza y manipulación de la escena del hecho al colocar armas de fuego “deliberadamente” a 16 cadáveres.

Niegan abusos

Los 42 civiles muertos en Tanhuato eran miembros del cartel de Jalisco Nueva Generación, que se enfrentaron a la Policía. En su momento, lo ocurrido fue calificado de “masacre” por los familiares de los fallecidos, pero Galindo, como jefe de la Policía, negó categóricamente que se realizaran ejecuciones. El Gobierno niega los abusos señalados, pero ha anunciado que no encubrirá a nadie si se prueban las acusaciones.

Tras el informe, el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales Heredia, también rechazó las presuntas ejecuciones al decir que la Policía actuó en legítima defensa, pero aceptó las recomendaciones emitidas por la CNDH y aseguró que si alguno de los elementos de seguridad había incurrido en delito, sería castigado. El nuevo comisionado Castilla “se ha desempeñado como comisario de la división de Seguridad Regional de la Policía Federal y hasta el día de hoy fungía como el titular de la división de Gendarmería”, dijo Osorio.

DZC (dpa, EFE, Reuters)


DW recomienda