re;publica 2019: apuesta por la responsabilidad democrática | Cultura | DW | 08.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

re;publica 2019: apuesta por la responsabilidad democrática

El congreso de internet re;publica 2019 terminó en la capital alemana con nuevas ideas sobre la responsabilidad democrática en la red. Sobre todo, de cara a las elecciones europeas.

A tres semanas de las elecciones europeas, la XIII edición del congreso re;publica 2019 se posicionó claramente del lado de la democracia. Colorida y diversa como siempre, la comunidad de internet en toda su anarquía reconoció en Berlín su responsabilidad política en la red. Tanto nerds como políticos defendieron distintas posiciones sobre democracia en la red, en una época en la que grandes marcas como Google, Amazon, Twitter o Facebook acumulan cada día más poder sobre el discurso político y más segmento de mercado.

Capturar la mentira rápida

Al comienzo de este encuentro de tres días, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, hizo un llamamiento para que las grandes redes sociales "asuman finalmente su responsabilidad por la democracia”. Steimeier instó a una regulación y pidió más filtros: "Todo será más fácil para los demagogos mientras la mentira rápida y las noticias serias aparezcan indistintamente en las fuentes de noticias”.

Frank-Walter Steinmeier en esta edición de re;publica 2019

Frank-Walter Steinmeier en esta edición de re;publica 2019

Entre los asistentes al congreso, nadie se atreve a negar ese problema. Sin embargo, la idea de una regulación más estricta se queda corta, según coincidieron importantes representantes de este ámbito. "Todo filtro instalado termina siendo usado por la oposición política”, criticó Frank Rieger, uno de los ponentes del Chaos Computer Club.

"Pensar algo nuevo”

Tras años de lucha contra el analfabetismo digital en Alemania, Rieger no se cansa de recordar a su audiencia que Twitter y Facebook no fueron concebidos como medio de comunicación: "Desde el principio fueron instrumentos de manipulación para vender publicidad de forma selectiva”. Para conocer el lado oscuro, Rieger animó a todos a hacer la prueba y a iniciar sesión como un cliente publicitario. 

En ese sentido, la conclusión del experto fue bastante radical: "Tenemos que llegar a algo nuevo”. El hecho de que el "odio sea rentable” no es compatible con una sociedad democrática. Como ejemplo negativo, el experto se refiere al "brexit”. Ambas partes ya no eran capaces de hablar de la misma realidad incluso antes de que se celebrase el referéndum. Igualmente preocupante es la situación para las elecciones europeas del 26 de mayo.

Sin protección contra la manipulación

De cara a las próximas elecciones europeas,  también Google tendrá la obligación de cumplir con su deber. Isa Sonnenfeld, directora de Google News Lab, dijo a  DW que la empresa sigue siendo consciente de la responsabilidad que supone posicionar en primer lugar la información relevante "con mayores cuotas de realidad”.

Google se entiende a sí mismo como un colaborador de la "Fact Checking Community”. Incluso ofrece a sus usuarios una función de hechos verificados, donde se publica solo información probada. Aún así, todavía está muy lejos de implantar un filtro negativo tan amplio. En lo que se refiere a la desinformación, Sonnenfeld apela al periodismo de calidad como respuesta. Al mismo tiempo, también consideró  necesario reforzar las competencias de los usuarios sobre medios. Sobre la transparencia de los algoritmos, ni Google ni Facebook parecían querer decir nada.

A igual algoritmo, iguales posibilidades

En esta edición de re;publica, el representante de Facebook no dio entrevistas. Sobre el escenario, Semjon Rens, director de Políticas Públicas de Facebook Alemania, dijo que hay un mismo algoritmo para todos los actores de la campaña electoral. Por lo tanto, todos los contrincantes tendrán las mismas oportunidades. Igualmente, Facebook mostró su compromiso a la hora de generar más transparencia. Cada usuario puede ver ahora porqué aparece cada publicación. Por su parte, Rens hubiese preferido hablar de una respuesta ético-política ante la pregunta de si en un futuro se podrán usar datos para la microfocalización (microtargeting) de los votantes, tal y como se hace en Estados Unidos desde hace años. Allí se aprovecha para posicionar mensajes según las pautas de los comportamientos de los usuarios. De cualquier forma, por muchos pasos que los gigantes tecnológicos quieran dar en aras de la transparencia, no lograron convencer ni a expertos ni a los usuarios.

Momento para la democracia

Sobre el tema de las elecciones europeas, el presidente del Consejo Alemán de Seguridad Cibernética, Hans-Wilhelm Dünn, se mostró más preocupado por la utilización de cuentas falsas. El Estado no será capaz de hacerles frente. En entrevista con DW, Dünn declaró que "al final serán solo las compañías las que las puedan controlar”, porque se necesitan algoritmos muy específicos: "Será necesario un gran esfuerzo por parte de los operadores de estas redes”. Y para eso es necesario tener tanto voluntad como la legislación correspondiente.

La comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, también reflejó esta voluntad por parte de la UE en el último día de la re;publica. Sobre el escenario, fue presentada y aplaudida como una de las políticas más temidas de Silicon Valley. Ella consiguió que grandes gigantes como Google y Apple sintiesen miedo a base de multas.  Vestager repitió lo que por parte de las grandes empresas se considera una amenaza. Es decir, que ese acceso a los datos acumulados por Amazon, Facebook y compañía con fines comerciales es algo que se tiene que tratar en Bruselas de cara a garantizar la libre competencia. Desde el escenario, Vestage advirtió a los asistentes de que "es el momento para que sean nuestras democracias las que marquen la dirección de este gran cambio y no un puñado de empresas”.

Una sociedad dependiente

La misma opinión defendió también el fundador del congreso, Markus Beckedahl. La sociedad se ha hecho dependiente de un par de grades compañías de internet, declaró a DW al final del evento. El experto no cree que estas grandes empresas de capital sientan una responsabilidad democrática real. En definitiva, en este foro de la re;publica solo se puede discutir sobre qué hacer y cómo proceder. Ahora le toca el turno al Gobierno Federal, que tendrá que actuar con las autoridades y herramientas correspondientes. 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

(jag/cp)

DW recomienda