Reino Unido no controlará frontera con Irlanda tras ″brexit″ | Europa al día | DW | 16.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Reino Unido no controlará frontera con Irlanda tras "brexit"

El Gobierno británico dijo este miércoles (16.08.2017) que no planea reintroducir controles tras el "brexit" en la frontera con Irlanda del Norte y la República de Irlanda, que seguirá formando parte de la Unión Europea (UE). Evitar cualquier tipo de infraestructura física en la frontera será la prioridad número uno en la negociación, dijo el Ministerio para el "brexit" en un documento emitido el miércoles previo a la tercera ronda de negociaciones el próximo 28 de agosto.

Londres también dijo que busca mantener el acuerdo de libertad de movimiento con la República de Irlanda, que es previo a la formación de la UE. No obstante, no está claro aún cómo el Reino Unido controlará a otras nacionalidades en esa frontera. La cuestión fronteriza ha sido fuente de preocupaciones en Dublín, que teme a las pérdidas económicas y al estancamiento del proceso de paz en Irlanda del Norte.

La frontera de unos 500 kilómetros es cruzada a diario por 30.000 personas sin controles de pasaporte ni de bienes. El Reino Unido ha descartado volver a una frontera fija tras la separación de la UE. En cambio, podría llegarse, a propuesta de Londres, a un nuevo acuerdo aduanero con la UE, de modo que los puestos fronterizos sean innecesarios.

La reacción desde Bruselas fue moderada. "Es imprescindible que tengamos una discusión política antes de que analicemos posibles soluciones técnicas", dijo una portavoz de la Comisión Europea. La República de Irlanda e Irlanda del Norte temen que una nueva frontera exterior de la UE genere pérdidas económicas y que se reabran viejas heridas entre los irlandeses. Que las dos partes de la isla irlandesa formaran parte de la UE y la libre circulación a través de la frontera fueron pilares importantes para el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

Londres rechazó la propuesta de la República de Irlanda de aplazar los controles fronterizos a puertos y aeropuertos de la isla dividida. Eso es "totalmente inaceptable", dijo la primera ministra británica, Theresa May. Muchos políticos de Irlanda del Norte y la República de Irlanda expresaron críticas al documento. Consideran que las propuestas están alejadas de la realidad y criticaron que no se haya hablado lo suficiente. Irlanda del Norte no tiene gobierno regional desde hace varios meses. (dpa)

DW recomienda

Publicidad