Regularización de inmigrantes: ″buena para Europa″ | Europa | DW | 13.05.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Regularización de inmigrantes: "buena para Europa"

El fin del plazo para la regularización de trabajadores ilegales en España y sus primeros resultados bastante positivos ha echado nueva leña al fuego en el debate sobre la migración hacia los países europeos.

En Berlín.

En Berlín.

Mientras una de las líderes del partido de Los Verdes, Claudia Roth, proponía ayer aplicar en Alemania el modelo español en la legalización de inmigrantes, el ministro de Interior, Otto Schilly, recordaba al respecto -durante una reunión con sus homólogos de Francia, Italia, España y Reino Unido- que una medida de ese tipo fue puesta en práctica anteriormente en Italia y Bélgica, sin buenos resultados. Además, y en ello coincide con sus colegas del G-5 exceptuando el español, insistió en la necesidad de concertar esas medidas.

España defiende su regularización

El ministro español, José Antonio Alonso, defendió la amnistía decretada por Madrid resaltando que ha sido algo "bueno para España, para Europa, para los empresarios, para los sindicatos, para los propios inmigrantes y para la administración española". Los temores de que la legalización en España represente, inmediatamente, un desplazamiento de trabajadores hacia los vecinos europeos son infundados, pues los papeles permiten estadía y trabajo legal en España, no en otros países. "En la ilegalidad sí habrían podido ir a otros países. Ahora están vinculados a España", aclaró el ministro español.

¿Desplazamiento improbable?

Por su parte, la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) indica que, según las estadísticas, los trabajadores legalizados y que hablan, aunque sea un poco, la lengua del país se quedan en él. No hay que olvidar la regulación de la Unión Europea al respecto: trabajadores legalizados pueden desplazarse en el marco de los países de la Unión, pero después de cinco años. Plazo al cabo del cual también, de acuerdo al reglamento español, el trabajador puede haber optado por la ciudadanía española, sobre todo si es cónyuge de español y si proviene de naciones sudamericanas.

Minando la ley

"Lo que está haciendo España es reflejo de un sentido de la realidad que me gustaría que tuviéramos aquí', afirmó Roth en entrevista concedida al diario alemán Frankfurter Rundschau, criticando el trato que se da a los refugiados en Alemania. Las reacciones no se hicieron esperar: el ministro del Interior de Brandeburgo, el democratacristiano Jörg Schönbohm, acusó a Los Verdes de querer minar la ley de inmigración alemana, fruto de un consenso entre el gobierno y la oposición tras años de debates.

El asunto de la legalización de inmigrantes llega a Alemania en un momento caldeado por el "escándalo de visados". Éste, originado por un decreto emitido por el ministerio de Exteriores flexibilizando la concesión de visas para los países del este europeo, habría facilitado la inmigración ilegal y llevó al ministro Joschka Fischer a comparecer ante una comisión parlamentaria de investigación.

Soñando el multiculturalismo

La oposición saca partido, entonces, de las declaraciones de la líder de Los Verdes calificándola de invitación a entrar ilegalmente en Alemania. "Los Verdes siguen negándose a ver la realidad y siguen soñando el multiculturalismo', afirmó Schönbohm. Y probablemente así sea, pues las nuevas medidas concertadas por los ministros europeos del Interior -la creación de una policía especializada en inmigrantes y el control minucioso de todo matrimonio contraído en el extranjero- van en la dirección opuesta. Aunque habría que pensar cuál bando cierra más los ojos a la realidad.

DW recomienda