Refugiados palestinos en Líbano: ″Me regreso a Siria″ | El Mundo | DW | 27.04.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Refugiados palestinos en Líbano: "Me regreso a Siria"

Para muchos refugiados palestinos en Líbano, la situación es desesperada. Por este motivo, muchos quieren volver a casa y emprender un viaje hacia lo desconocido. Desde Beirut, reporta Diana Hodali.

Gran parte del campo de refugiados urbano de Yarmouk, cerca de Damasco, permanece destruida (imagen de archivo)

Gran parte del campo de refugiados urbano de Yarmouk, cerca de Damasco, permanece destruida (imagen de archivo)

La fría habitación brilla cuando Bassam H. entra en ella. Y no era para menos: su genuina sonrisa brota cuando habla de Siria. "Pronto regresaré a Damasco con mi familia", dice Bassam con júbilo. El joven de 24 años, quien no quiso dar su nombre real, mira por la ventana de una pequeña organización en Beirut en la que a veces ayuda. "Líbano nunca será mi hogar, Siria es mi hogar", señala algo melancólico y con incertidumbre. Bassam ha escuchado de muchas bocas que volver a Siria es muy peligroso. "No importa, estamos decididos: volveremos en unas semanas".

Bassam viajará con su madre de 47 años y su hermana menor de 21 años, quien, desde que cursó el octavo grado en Siria, no ha podido asistir más a la escuela. Él, por su parte, ha logrado tomar algunos cursos. Su padre murió en 2000, mucho antes de que comenzara la guerra en 2011. Bassam H. y su familia son palestinos de Siria que vivían en el campo de refugiados urbano de Yarmouk, a pocos kilómetros al sur de Damasco. "Mis abuelos y nosotros vivíamos juntos", recuerda Bassam con nostalgia. Para él, su familia es lo más importante. Con el equivalente a 500 dólares y unas pocas bolsas, su madre, su hermana y él llegaron a Líbano en 2013. Eso fue todavía mientras Yarmouk estaba asediado por varias facciones en guerra. La idea original era quedarse unos meses. Ya han pasado siete años.

Parientes alientan a sus familiares a volver a Damasco

Desde entonces, viven en el sur de Líbano, también en un campo de refugiados de palestinos. Allí, la situación de seguridad es precaria y la pobreza alta. En un principio, los tres pudieron quedarse con familiares. Hoy, gracias al trabajo temporal de Bassam, el dinero es suficiente para un apartamento de una habitación con cocina y baño. "En Siria tendríamos una casa", dice Bassam. "También tendríamos amigos. Aquí hay poco contacto social, aquí somos extraños", asegura.

Libanon Amerikanische Universität Beirut in Beirut | Bassam H., Pseudonym (DW/D. Hodali)

Bassam H.

El estado de ánimo en Líbano es tenso. Por un lado, los refugiados adicionales han aumentado la presión en el mercado laboral informal y, por otro, el espacio habitable barato es escaso. Además, muchos libaneses responsabilizan a los refugiados de las desgracias del país. Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unos 950.000 sirios están registrados en Líbano. Se dice que el número, sumando a los no registrados, podría ser mucho mayor.

Los abuelos de Bassam le aseguraron que su casa en Damasco era nuevamente habitable, aunque en el destruido campamento de Yarmouk es difícil establecer si esto es realmente cierto. A pesar de todo, Bassam está seguro de que sí, y tal vez tenga razón. Por su parte, la organización siria Sawa, en Beirut, advierte sobre confiar únicamente en la información que puedan brindar los familiares. "Muchos temen hablar libre y abiertamente por teléfono", dice Elena Hodges, de Sawa, en un evento en la Universidad Americana de Beirut. Esto lleva a que algunos sirios planifiquen su retorno sobre la base de información falsa.

Ninguna declaración política por miedo

Bassam ha oído hablar de gente que, después de su llegada, ha sido arrestada y torturada. Eso a él no le preocupa. "Recibí una llamada de conocidos en Damasco y no estoy en ninguna lista, no tengo de qué preocuparme", dice.

Bassam se refiere a las listas de las autoridades de seguridad en las que figuran tres millones de sirios, según declaró el mismo jefe de Inteligencia de la Fuerza Aérea de Siria, Jamil Hassan. Con el regreso, especialmente los miembros de la oposición y sus familiares corren el riesgo de ser encarcelados, extorsionados y torturados. Por supuesto, Bassam se manifiesta en contra de esto, pero considera que si es así, será por que probablemente también habrían hecho algo mal. "Definitivamente eran políticamente activos. Mi familia es más importante para mí que la política. Ellos siempre me han dicho: 'Haz lo que quieras, pero mantente alejado de la política'".

Libanon Amerikanische Universität Beirut in Beirut | Elena Hodges

"Muchos no hablan abiertamente por miedo", dice Elena Hodges, de la organización Sawa

Tras expresar su opinión, el joven parece estremecerse. Aparentemente, se da cuenta de que esto no significa nada más que falta de libertad política y opresión masiva. No obstante, él quiere aceptar el riesgo.

Bassam se alegra de que Bashar al Asad siga en el cargo. Él no ve una alternativa viable. Sin deseos de seguir una conversación sobre política, manifiesta querer adaptarse, sin importar lo que él quiera, con tal de que su regreso a casa sea exitoso. 

Líbano quiere devolver a sirios

Esto es precisamente lo que anhela el Gobierno libanés: deshacerse de muchos refugiados sirios cuanto antes. Entre tanto, algunos ministros ya están en camino a Damasco para normalizar las relaciones. El Gobierno, por ejemplo, ha ofrecido transporte en bus a sirios que deseen regresar voluntariamente.

Según el general Abbas Ibrahim, jefe de Seguridad General en Beirut, alrededor de 50.000 personas fueron llevadas a Siria en 2018. La mayoría ya no podían pagar sus permisos de residencia en Líbano y tenían altas deudas con el Estado libanés, el cual, en última instancia, les condonó la deuda. Según el Gobierno libanés, a medida que los refugiados regresan, Beirut aclara con las autoridades sirias si los que envían de regreso no corren riesgo de ser perseguidos.

Las organizaciones de derechos humanos se quejan de que Líbano no está trabajando con ellos en este tema. Estos piden los nombres de quienes regresan voluntariamente para que luego puedan verificar qué ha sido de ellos. Por su parte, Bassam H. y su familia quieren organizar ellos mismos su viaje de regreso en el momento de su elección.

Libanon Amerikanische Universität Beirut in Beirut | Diana Semaan, Amnesty International

"Siria nunca será un lugar seguro", aseguró Diana Semaan, de Amnistía Internacional

Siria no quiere a todos los refugiados

"Creo que al Gobierno sirio no le importa mucho lo que quieren los libaneses", dice Diana Semaan de Amnistía Internacional. "Está claro que Damasco no quiere que todos los refugiados regresen", agrega. Los partidarios del régimen, que son prioridad para Damasco, son recompensados por su lealtad a Al Asad, quien no deja ninguna duda para quienes están las puertas abiertas en Siria en el futuro. Aunque muchos hombres hayan muerto y mucha infraestructura esté destruida, Siria ha ganado una sociedad más sana y más homogénea, aseguró Al Asad en 2017.

Aún cuando las puertas estén abiertas en Siria para Bassam H. y su familia, él no espera mucho apoyo. Solo quiere reconstruir su vida en Siria. "Necesitaré algo de tiempo para acostumbrarme, pero no será mucho". Después de todo, su novia también lo está esperando allí. Por supuesto, él ha escuchado que hay poca energía, poca agua y que las filas para comprar gas eran enormes, pero eso para él es tan solo una cuestión temporal. "Los que han llevado la religión a la guerra tienen mucho por qué responder, ellos tienen que reconstruir el país", dice. ¿A quiénes se refiere? Un breve silencio. "Bueno, solo los que hicieron eso". La conversación fluctúa entre la apertura total y la distancia.

En Siria no hay seguridad. Y esta, después de tantos años de guerra, será crucial en las labores de reconciliación nacional. "La aliada de Siria, Rusia, no pone presión sobre Damasco para reformar los servicios de inteligencia, lo que demuestra que Siria nunca será un lugar seguro", afirma Semaan.

Eso no parece importarle a Bassam H. "Voy a volver a Siria, pase lo que pase", sentencia.

(few/rrr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad