Reconocimiento de Trump de los Altos del Golán: ¿un precedente peligroso? | El Mundo | DW | 24.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Reconocimiento de Trump de los Altos del Golán: ¿un precedente peligroso?

El apoyo de Trump a la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán no tiene objetivos estratégicos obvios. Expertos dicen que la medida podría incitar más apropiaciones de tierras, incluso la anexión de Cisjordania.

El llamado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a reconocer la soberanía de Israel sobre los ocupados Altos del Golán está siendo visto por algunos observadores como un intento flagrante de influir en las próximas elecciones israelíes. Los expertos advierten que no atiende los intereses de Estados Unidos ni de Israel y podría alentar a otros países a tomar las tierras.

Israel arrebató de Siria el Golán en la guerra de los Seis Días de 1967 y lo anexó en 1981. Pero la acción no fue reconocida internacionalmente y la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU confirmó la "inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra".

En una brusca ruptura con las normas diplomáticas, Trump se lanzó a Twitter el jueves para pedir a Estados Unidos que reconozca la plena soberanía de Israel sobre el Golán debido a su "importancia estratégica clave y de seguridad para el Estado de Israel y la estabilidad regional".

¿Promover un Netanyahu asediado?

La movida se produce cuando el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien estará en Washington la próxima semana, se enfrenta a una apretada batalla de reelección el 9 de abril, mientras que múltiples investigaciones de corrupción lo rodean.

Michael Koplow, director de política del Israel Policy Forum, con sede en Nueva York, dijo que la táctica de Trump sobre el Golán se trataba "enteramente sobre las elecciones israelíes".

No es la primera vez que Trump rompe con las normas internacionales para respaldar las posiciones israelíes. En 2017, el presidente reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y el año pasado sacó a Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán.

"Cambiar el statu quo”

Daniel Shapiro, exembajador de Estados Unidos en Israel, estuvo de acuerdo en que la declaración de Trump sobre el Golán fue "transparentemente política, con miras a las elecciones israelíes".

Pero, Shapiro destacó que el mayor problema son las implicaciones estratégicas.

"La cuestión no es si Israel dejaría los Altos del Golán. No lo haría", dijo, citando entre las razones el colapso del Estado sirio y las amenazas a Israel por parte de Irán y su aliado libanés Hezbolá.

"La pregunta es qué se gana para los intereses de Estados Unidos e Israel al cambiar un statu quo que el mundo ha aceptado y poner en la agenda internacional un tema que en gran medida fue ignorado", apuntó.

Riesgos globales

Si reconocer el Golán puede sumar puntos políticos para Netanyahu y concentrar la base cristiana evangélica de Trump, hay pocos beneficios estratégicos o militares aparentes. Los riesgos, sin embargo, son abundantes y globales, dicen los expertos.

Hussein Ibish, un académico residente del Instituto Árabe de los Estados del Golfo, en Washington, dijo que un principio básico del sistema internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial era la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la guerra.

"Eso desapareció, como también el carácter vinculante de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, incluidas las redactadas y votadas por Estados Unidos en el pasado", dijo.

"El mayor peligro es global y a largo plazo. Al reconocer y legitimar la anexión del Golán por parte de Israel, Washington está virtualmente invitando a otros depredadores internacionales a que se apoderen de lo que quieren. Entonces, de acuerdo a esta lógica, todo lo que necesitan hacer es aferrarse a ese territorio por el tiempo suficiente para llamarlo ‘realidad' y exigir que otros países ‘reconozcan la realidad' al legitimar su apropiación de tierras", explicó Ibish.

Rusia, por ejemplo, tomará nota de la inconsistencia después de cinco años de condena occidental tras su anexión de Crimea en 2014. O China puede usar el precedente para reforzar su control sobre el mar de China Meridional.

Próximo paso: ¿anexar Cisjordania?

El reconocimiento del Golán por parte de Estados Unidos podría sentar las bases para que la derecha israelí presione por la anexión de la totalidad o partes de Cisjordania, un movimiento que efectivamente acabaría con las perspectivas del Estado palestino y amenazaría la democracia israelí.

 "No solo está a la cabeza de la agenda de la derecha. Los políticos israelíes de la derecha han conectado explícitamente el asunto del Golán con el de Cisjordania", dijo Koplow. "Ahora sus defensores argumentarán que Trump ha facilitado el camino y que Estados Unidos se hará la vista gorda si Israel realmente da ese salto".

Netanyahu se ha opuesto hasta ahora a la anexión de Cisjordania, en parte debido a las preocupaciones sobre cuál sería la respuesta estadounidense. Pero confía en los partidos de derecha nacionalistas religiosos que apoyan la anexión de tierras palestinas y la expansión de los asentamientos judíos.

Shapiro dijo que existía la posibilidad de que los partidarios de la anexión de Cisjordania se sintieran animados después de las elecciones y que los escándalos de corrupción de Netanyahu podrían obligarlo a plegarse hacia el ala derecha para mantener el poder.

"Si Netanyahu, que enfrenta acusaciones, depende de su apoyo para su supervivencia, podría superar su oposición anterior a la anexión", dijo Shapiro.

"Esa sería la sentencia de muerte a la solución de dos Estados y comprometería severamente la capacidad de Israel de seguir siendo un Estado tanto judío como democrático a largo plazo. Y eso dañaría su relación con Estados Unidos", dijo.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

(rrr/few)

DW recomienda