Reconocimiento de Biden del genocidio armenio enfurece a Erdogan | El Mundo | DW | 26.04.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Reconocimiento de Biden del genocidio armenio enfurece a Erdogan

El presidente de Turquía dijo que las relaciones de su país y Estados Unidos se verán afectadas por “declaraciones sin fundamentos, injustas y contrarias a la realidad”.

Recep Tayyip Erdogan.

Recep Tayyip Erdogan.

Dos días después de conocerse la noticia reaccionó el presidente de Turquía. Recep Tayyip Erdogan dijo este lunes (26.04.2021) que el reconocimiento por parte de Estados Unidos del genocidio armenio carecía de fundamentos, y advirtió de su "impacto destructor" en las relaciones entre ambos países. El sábado, su colega Joe Biden emitió un comunicado con motivo del aniversario de la masacre de armenios cometida por los turcos y usó la palabra "genocidio”.

Es la primera vez que un presidente de Estados Unidos hace ese gesto. "El presidente estadounidense hizo unas declaraciones sin fundamento, injustas y contrarias a la realidad", declaró Erdogan. "Creemos que estos comentarios fueron incluidos en la declaración tras la presión de grupos radicales armenios y círculos antiturcos", añadió el mandatario turco.

El presidente utilizó un lenguaje similar a los comunicados emitidos el sábado por el Ministerio de Exteriores turco y el domingo por el portavoz de Presidencia, Ibrahim Kalin, que habían pedido a Biden "rectificar" sus declaraciones. "Espero que Estados Unidos corrija su error cuanto antes. Estos pasos no ayudan a la comunidad armenia. Queremos construir una buena relación de vecindad con Armenia, pero la decisión estadounidense lo estropea", dijo el mandatario.

"Debe mirarse al espejo”

Armenia, apoyada por muchos historiadores y académicos, afirma que 1,5 millones de personas de su pueblo murieron en un genocidio perpetrado por el Imperio otomano entre 1915 y 1917. Turquía acepta que tanto armenios como turcos murieron en gran número durante la Primera Guerra Mundial, pero niega con vehemencia que hubiera una política deliberada de genocidio, un término que no se había definido legalmente entonces.

Erdogan enumeró los puntos conflictivos en la relación bilateral con Estados Unidos -como la presencia del predicador islamista exiliado Fethullah Gülen en Pensilvania y el veto estadounidense a la venta de cazas F-35 a Turquía tras la compra turca del sistema antimisiles ruso S-400- y concluyó que "este último incidente ha empeorado todo y ha bajado el nivel de las relaciones estratégicas".

"Discutiré todo esto con Biden cara a cara cuando nos veamos en junio. Le recuerdo que nos conocemos: me visitó en mi casa cuando yo estaba enfermo. ¿Cómo puede envenenar las relaciones con Turquía por los grupos de presión armenios?", se preguntó Erdogan. "Si usted habla de genocidio, debe mirarse al espejo", añadió. "También podemos hablar de lo que sucedió a los nativos americanos, a los negros y en Vietnam", zanjó.

DZC (EFE, AFP)

DW recomienda