Rebeldes en problemas: Ejército sirio logra triunfo estratégico | El Mundo | DW | 24.04.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rebeldes en problemas: Ejército sirio logra triunfo estratégico

Las fuerzas del Gobierno cortaron la línea de suministro cerca de Damasco y los opositores corren el riesgo de quedarse sin armas.

Desde hace algunas jornadas el Ejército de Siria viene lanzando poderosas ofensivas contra las posiciones rebeldes en distintos frentes de combate, y la estrategia ya está rindiendo sus primeros frutos tangibles. Este miércoles (24.04.2013) se informó de un importante triunfo táctico para los leales al presidente Bashar al-Assad.

Luego de feroces bombardeos del Ejército y de la Fuerza Aérea, las tropas oficialistas capturaron un poblado ubicado al Este de Damasco, triunfo que les permite romper una ruta de suministro que es vital para los rebeldes. Por esa línea de aprovisionamiento los soldados opositores recibían armas. Esto muestra las dificultades que han tenido los milicianos para mantener sus posiciones tras la arremetida del Ejército.

"El desastre ha golpeado, el Ejército entró en Otaiba. El régimen ha conseguido cerrar el suministro de armas", declaró un combatiente de la ciudad a la agencia Reuters. "El precio de una bala subirá de 50 libras sirias a 1.000 libras sirias (8 euros) ahora, pero debemos pagar y retomar la posición. Es la principal, si no la única ruta", agregó.

Derrumbe de minarete milenario

Los rebeldes informaron que debieron dejar la mañana de este miércoles sus posiciones en Otaiba, una vía hacia los suburbios rurales del Este de Damasco conocidos como al-Ghouta, tras casi 40 días de enfrentamientos, donde acusaron al Gobierno de usar armas químicas en dos ocasiones. Esa denuncia ha sido negada por el régimen de Al-Assad.

La ruta de Otaiba permitía el suministro de armas llevadas desde la frontera de Jordania, donde se cree que Arabia Saudita y donantes privados envían pertrechos a los combatientes del Ejército Libre de Siria. Las fuerzas opositoras no solo bregan contra el Ejército, sino también con sus propias divisiones ideológicas y la carencia de material de guerra de mayor calibre.

En la misma jornada se conoció del derrumbe del minarete de la mezquita Umayyad de Alepo, un tesoro arquitectónico de más de mil años de antigüedad que era patrimonio histórico de la humanidad. El minarete colapsó debido a los combates; el Gobierno acusa a Al-Qaeda de haberlo derribado, mientras que los opositores aseguran que artillería de tanques gubernamentales destruyeron la obra.

DZC (Reuters, dpa)

DW recomienda

Publicidad