Reactores nucleares en Chile: ¿Preparados para enfrentar un terremoto? | Secciones | DW | 11.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Secciones

Reactores nucleares en Chile: ¿Preparados para enfrentar un terremoto?

Tras el accidente nuclear de Fukushima, Chile está más temeroso que nunca ante la energía nuclear. Expertos analizan los riesgos de un reactor ubicado en medio de una zona poblada y sobre una falla geológica.

Nuclear Central La Reina, of the Chilean Comission of Nuclear Energy, in Santiago, Chile, next to Los Andes; Santiago (Chile) 2011; Copyright: CCHEN

El Centro de Estudios nucleares de la Reina está a los pies de la Cordillera de los Andes, sobre una falla geológica potencialmente activa.

Cuando el reactor nuclear de investigación de La Reina entró en operación en 1974 en los faldeos precordilleranos, en el sector oriente de Santiago, no había allí más que campos desiertos. Pero la capital fue creciendo y hoy las instalaciones están rodeadas por un barrio residencial.

Tampoco se conocían bien los riesgos de una falla geológica que atraviesa el sector. En este lugar se observa a simple vista una discontinuidad morfológica importante, como un escalón. Se trata de la falla de San Ramón, que se extiende unos 30 kilómetros de norte a sur, paralela a la Cordillera de Los Andes, y que pasa además por casas, edificios, universidades y una planta de gas. Según estudios iniciados hace unos cinco años, se trataría de una falla potencialmente activa, y no inactiva, como se pensaba antes.

José Cembrano, Präsident der Geologischen Gesellschaft Chiles. Er hat uns selbst das Bild geschickt und uns die Rechte gegeben

José Cembrano, Presidente de la Sociedad Geológica de Chile.

“Puede producir terremotos de magnitudes en torno a los 6,9° y 7,4° con una recurrencia cada 2.500 a 10.000 años”, explica José Cembrano, Presidente de la Sociedad Geológica de Chile y profesor de la Universidad Católica. Si bien parece un lapso de tiempo demasiado amplio, lo cierto es que no se sabe cuándo fue su último terremoto. Actualmente, un equipo de geólogos de la Universidad de Chile realiza estudios en terreno para intentar determinar este dato y contar con información más precisa.


Chile tiene una sismicidad intrínseca, debido al movimiento de las placas de Nazca y Sudamericana. En la zona de subducción se espera un terremoto de gran magnitud, de entre 8º y 9º, cada 100 años. Pero además, el territorio está cruzado por fallas, como San Ramón. Aunque sus tasas de movimiento son menores y los terremotos más espaciados, cada varios miles de años, como las fallas son superficiales pueden producir un gran daño, concentrado en un sector más limitado.

Recatores de la década del 70

Medical laboratory inside the Nuclear Central La Reina, of the Chilean Comission of Nuclear Energy, in Santiago, Chile; Santiago (Chile) 2011; Copyright: CCHEN

Una de las principales funciones del reactor de La Reina es su uso con fines médicos.

Actualmente el país cuenta con dos reactores nucleares de experimentación que datan de los años 70, a cargo de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, CCHEN. Uno de ellos no está en funcionamiento y el otro, el de La Reina, se usa en la producción de radioisótopos para usos en salud, industria, agricultura y minería.

La CCHEN indica que cuando se diseñaron se tuvo en cuenta la sismicidad propia del país. Sin embargo, entonces no se habría conocido la verdadera condición de la falla de San Ramón, que hoy es materia de nuevos estudios geológicos.

Expertos en energía nuclear aseguran que el reactor de la Reina no sería peligroso. El ingeniero y profesor de la Universidad Católica Julio Vergara explica que “tiene bastante capacidad de refrigeración con respecto a la cantidad de combustible, así que el riesgo es bastante bajo”.

Claudio Tenreiro, ingeniero profesor de la Universidad de Talca y ex director de la CCHEN, agrega que “es un reactor experimental, de piscina, de muy baja potencia y que cuenta con elementos necesarios para que pueda resistir un gran sismo, y de hecho ha soportado muy bien todos los ocurridos en la zona desde su construcción“.

Según Luis Frangini, director (s) de la CCHEN, “los reactores chilenos cuentan con todas las medidas de seguridad necesarias para soportar sismos de gran intensidad”, como un sistema de parada por movimiento del suelo.

Siga leyendo: "Santiago duerme sobre la muerte", advierte un grupo de vencinos.

Enlaces externos