¿Quién fue responsable de la masacre de Jedwabne? | Europa | DW | 09.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

¿Quién fue responsable de la masacre de Jedwabne?

El 10 de julio de 1941 fueron quemados vivos cientos de judíos que habitaban en la localidad polaca de Jedwabne, ocupada por tropas alemanas. La cuestión de quién fue responsable de la masacre polariza todavía a Polonia.

Un homenaje a los judíos asesinados en Jedwabne.

Un homenaje a los judíos asesinados en Jedwabne.

Jedwabne, una localidad polaca de 1.600 habitantes, ubicada unos 170 kilómetros al noreste de Varsovia, no es un lugar turístico. Sin embargo, cada año llegan visitantes con el objetivo de recordar a los niños, mujeres y hombres judíos asesinados allí el 10 de julio de 1941.

Para las autoridades locales, la conmemoración no es un tema. "No, tampoco este año participaremos en las ceremonias”, dijo telefónicamente a DW el alcalde del lugar. No quiso explayarse más.

Cuando se produjo la masacre, Jedwabne llevaba pocos días bajo control del ejército alemán, tras haber pasado casi dos años bajo ocupación soviética. El 22 de junio de 1941, la Alemania de Hitler atacó a la Unión Soviética e invadió los territorios polacos que esta ocupaba.

El 10 de julio de 1941, los judíos de Jedwabne fueron acorralados en la plaza del mercado. Algunos hombres fueron obligados a derribar una estatua de Lenin. Luego, los asesinaron y los enterraron en un granero, en las afueras del pueblo. Los restantes hombres, mujeres y niños judíos fueron llevados luego al mismo granero, que fue incendiado.

¿Quién tuvo la culpa?

Un tribunal polaco condenó en 1949 a 11 polacos a penas de cárcel, y a uno a la pena de muerte, por el asesinato de los judíos de Jedwabne. La pena capital fue conmutada más adelante por prisión. Entre los historiadores hay disenso sobre en qué medida los pobladores polacos fueron instigados a cometer el crimen por las fuerzas de ocupación de la Alemania nazi.

El historiador estadounidense Jan Tomasz Gross, oriundo de Polonia, atribuyó en 2001 toda la responsabilidad a los polacos, en su libro "Los vecinos”, causando controversia.  Habló, erróneamente, de 1.600 víctimas. Entretanto se sabe que fueron cerca de 340.

Más allá de Jedwabne

Varios investigadores polacos del Holocausto, así como el Instituto de la Memoria Nacional de Varsovia, sostienen la tesis de la instigación alemana. Se basan en testimonios presentados en el juicio realizado en Polonia en 1949, según los cuales se presume que los oficiales de inteligencia alemanes acordaron de antemano con los cabecillas polacos locales, y la policía militar alemana estuvo presente en el crimen.

Pero la masacre de Jedwabne no fue un caso único. En las regiones orientales de Polonia, ocupadas por Alemania en 1941 en el marco de la operación "Barbarrossa", tuvieron lugar varios pogromos contra judíos. En muchos casos hubo población polaca involucrada.

Según Andrzej Zbikowski, del Centro de Investigaciones del Holocausto, de Varsovia, algunos participaron para saquear los bienes de los judíos. Otros actuaron en venganza por la presunta colaboración de la población judía con los ocupantes soviéticos. "Los alemanes trataron de aprovechar en su favor los sentimiento antisemitas locales”, dice el investigador.

Monumemto a las víctimas de las deportaciones soviéticas en Jedwabne, Polonia.

Monumemto a las víctimas de las deportaciones soviéticas en Jedwabne, Polonia.

En la actualidad, la antigua plaza del mercado de Jedwabne es un área verde, con bancas y flores. Nada recuerda la masacre. En cambio, un monumento recuerda a las víctimas polacas de las deportaciones soviéticas.

Interpretación de la historia

La política de interpretar la historia presentando a los polacos como víctimas o héroes, y a los judíos como víctimas únicamente de los alemanes, sigue practicándose hasta hoy por el gobernante partido PiS, que tiene algunos de sus principales bastiones electorales en el noreste de Polonia.

Hablar de corresponsabilidad polaca requiere valor en el país. Cuando el primer ministro Mateusz Morawiecki (PiS) habló en 2018 por primera vez de polacos que habían "asesinado” a los judíos de Jedwabne, causó indignación también en su propio partido. Y cuando, en 2001, el entonces presidente Alexander Kwasniewski pidió perdón a los familiares de las víctimas de Jedwabne, el gesto no fue bien recibido.

El historiador Andrzej Zbikowski se muestra escéptico en cuanto a que este capítulo de la historia pueda ser asumido en un tiempo previsible. "A nivel local, cada uno lo sabe todo, incluso qué familia polaca se quedó con la cuál vivienda judía. Solo la tercera o la cuarta generación debatirá sobre eso. Y solo siempre y cuando se determine que no estuvo involucrado el propio abuelo, sino otros habitantes del lugar”.

(er/cp)

DW recomienda