¿Qué tan ecológica es la reforma agraria de la UE? | Europa | DW | 21.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

¿Qué tan ecológica es la reforma agraria de la UE?

Los ministros de Agricultura de la UE presentaron una propuesta para hacer más ecológica la agricultura. Pero el medio ambiente no saldrá beneficiado de este plan, sostienen ambientalistas.

Actualmente la Unión Europea (UE) subvenciona a los agricultores con 60 mil millones de euros al año. Muchos campesinos cobran su dinero por cada hectárea de tierra cultivada, independientemente de lo que cultiven. Según el plan de los ministros de agricultura, en el futuro, los agricultores solo recibirán la totalidad del monto, si también practican el cultivo orgánico. Así, la política agraria de la UE pretende ser más ecológica.

Tras duras negociaciones, los 27 ministros de Agricultura de la UE acordaron que, como mínimo, un 30 por ciento del pago directo estará ligado a esa contribución ecológica. La reforma pretende poner fin al monocultivo: para seguir recibiendo subvenciones, las empresas agrícolas deberán cultivar dos o tres plantas diferentes. Además, el cinco por ciento de las tierras tendrán que ser cultivadas de acuerdo al sistema de producción agrícola extensivo, es decir, de forma más ecológica.

“Palabras desprovistas de sentido”

Reinhild Benning, experta en agricultura del BUND

Reinhild Benning, experta en agricultura del BUND

No obstante, desde el punto de vista de defensores del medio ambiente, la reforma agraria no es más que una promesa vacía. Reinhild Benning, experta en agricultura de la Liga Alemana para la Protección del Medio Ambiente y de la Naturaleza (BUND, por sus siglas en alemán), está convencida de que el término “greening”, que aparece en el acuerdo de los ministros para describir la ecologización de la agricultura, “es más bien una palabra desprovista de sentido”. En entrevista con DW, Benning sostiene que las condiciones ecológicas de la reforma “son solo palabras sin contenido y no protegerán ni a las especies ni al clima”.           

Una propuesta anterior de la Comisión Europea hubiera impuesto el requisito a los campesinos de poner a disposición el siete por ciento de sus tierras para la protección de las especies, por ejemplo, como cultivos de flores para las abejas o setos como nidales para las aves. “Ahora, es solo el cinco por ciento y, en un principio, esas tierras se pueden seguir cultivando como siempre”, dice Benning.

Unión Alemana de Campesinos aprueba “greening”

Helmut Born, secretario general de la Unión Alemana de Campesinos, cree que los agricultores alemanes ya contribuyen bastante a conservar el medio ambiente y que se atienen a muchas normas ecológicas. Como la reforma agraria también toma en cuenta este aspecto, Born asegura no tener “ningún problema con el greening”.

Helmut Born, secretario general de la Unión Alemana de Campesinos

Helmut Born, secretario general de la Unión Alemana de Campesinos

Por su parte, Born sí entiende la decisión de los ministros de Agricultura de reducir el porcentaje de los terrenos de cultivo orgánico de un siete a un cinco por ciento: “Actualmente, y no solo en Europa, estamos viviendo una severa escasez alimentaria y energética. Necesitamos cada hectáera para el cultivo y la producción.”

En cambio, la Unión Alemana de Campesinos critica los cambios a la organización del mercado del azúcar, que hasta la fecha protege a los agricultores europeos de importaciones más baratas, por ejemplo, de Sudamérica. De acuerdo al proyecto de reforma agraria, esta organización del mercado del azúcar expirará en cuatro años. Para impedir que una pronta transición exiga demasiado de la economía azucarera, Born aboga por una prolongación de la antigua organización hasta el 2020.

Para que la reforma entre en vigor, primero tendrá que ser aprobada por el Parlamento Europeo y los países miembros de la UE. La Ministra Alemana de Agricultura, Ilse Aigner, se muestra optimista al respecto: “En 2015 esta reforma ya podría entrar en vigor”.

Autor: Jennifer Fraczek/ VC

Editor: Emilia Rojas Sasse  

DW recomienda

Publicidad