¿Qué pasa en Nicaragua? | América Latina | DW | 24.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

¿Qué pasa en Nicaragua?

A menudo se afirma que las actuales protestas en el país fueron motivadas por el anuncio de Ortega de reformar la seguridad social, pero la situación podría ser más compleja y otros factores entrarían en juego.

Nicaragua es un hervidero político. Desde hace casi una semana, miles de nicaragüenses, en su mayoría jóvenes y estudiantes, han tomado las calles para manifestar su descontento con el gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo. Y no ha sido pacífico: unas 27 personas ya han perdido la vida en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según la Cruz Roja nicaragüense y otras organizaciones en el país. La ONU habla de "al menos 25 muertos" y mostró su preocupación "porque un número de estas muertes podrían definirse como asesinatos no justificados".

Lea más:

 ONU pide que se investiguen muertes durante protestas en Nicaragua

Opinión: Nicaragua, todo por la revolución 

El Gobierno, sin embargo, sostiene que han sido solo diez las víctimas mortales y que el país "se encuentra sometido a una asonada, un asedio", según dijo Murillo, quien lamentó la "pérdida de valiosas vidas" y expresó que el Gobierno está "comprometido con la paz". También denunció que hay "una agenda política de personas que celebran la ruptura de la paz en Nicaragua".

El sistema Ortega-Murillo es una "jaula"

A menudo se afirma que las protestas fueron motivadas por el anuncio de Ortega de reformar el sistema de seguridad social para imponer un aumento de la contribución de los trabajadores y los pensionados a este servicio público.

"No se trata de la reforma de las pensiones, sino del panorama general: el Gobierno del sandinista Daniel Ortega y su vicepresidenta, Murillo, han construido a lo largo de los años un sistema autoritario, dinástico y antidemocrático, y al mismo tiempo han pintado la quimera de un país feliz, despreocupado, cristiano, socialista y solidario, lo que no es el caso en absoluto, ya que la mayoría de los nicaragüenses no lo ve así", dijo a DW el representante de la fundación alemana Friedrich Ebert (FES) para Costa Rica, Nicaragua y Panamá, Hajo Lanz.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ha sido reelegido dos veces desde su vuelta a la presidencia del país en 2007.

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, ha sido reelegido dos veces desde su vuelta a la presidencia del país en 2007.

Ortega ha ocupado la presidencia de Nicaragua en varios periodos a la cabeza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), primero entre 1985 y 1990, y luego desde 2007, con dos reelecciones consecutivas en 2011 y 2016, esta última con más de 72 por ciento de los votos, algo que despertó sospechas y acusaciones de ilegitimidad en la oposición política del país. Murillo, su esposa y a la vez vicepresidenta y primera dama del país, es su portavoz y la cara visible del Gobierno.

Lea más:

Nicaragua: las horas bajas de Ortega y Murillo

"A través de enmiendas constitucionales, la manipulación electoral, procedimientos jurídicos completamente opacos, la incapacitación política de los ciudadanos y el control totalitario y la unificación de todos los órganos estatales, la economía y los medios, este modelo Ortega-Murillo ha construido un sistema que solo se puede describir como una jaula", explica Lanz.

La frustración y la decepción generaron una ola

La reforma anunciada por Ortega contemplaba un aumento de las contribuciones al seguro social de los trabajadores del 6,25 por ciento al 7 por ciento e imponía un aporte del 5 por ciento de la pensión de los jubilados. Sin embargo, a Lanz le llama la atención que la mayor parte de los participantes de las primeras protestas eran estudiantes, a quienes no les afecta directamente este cambio en las cotizaciones.

Nicaragua Proteste in Managua (picture-alliance/AP Photo/A. Zuniga)

Miles de personas protestaron el lunes (23.04.2018) de manera pacífica para demandar la salida del poder de la pareja presidencial.

"Me parece que una represa casi se rompió. La causa (de las protestas) fue esta reforma de pensiones, que por supuesto afecta a muchas personas, pero lo curioso es que la gran mayoría de la gente en la calle era al principio solo estudiantes que no se ven directamente afectados por ella. Aquí se puso en movimiento una ola ocasionada por la frustración y la decepción de lo que está sucediendo con su sistema en Nicaragua", explicó el experto en política centroamericana.

Ortega incluso derogó la reforma el domingo, pero los manifestantes consideraron que no era suficiente y apenas el día siguiente tomaron las calles de nuevo en una jornada que no registró hechos violentos. Sostienen que no se trata solo de la reforma, sino de la represión desmedida de las fuerzas de seguridad en contra de los manifestantes, especialmente los estudiantes, la encarcelación y desaparición de un centenar de ellos, según organizaciones de derechos humanos, y el debilitamiento de la democracia. Ahora también piden la salida de la pareja presidencial del poder. El líder sandinista suma once años en el poder de manera consecutiva y para el final de este último periodo, el 10 de enero de 2022, habrá estado dirigiendo Nicaragua por 15 años.

Autor: Ricardo Rojas-Rondón (VT).

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

Ver el video 01:50
Now live
01:50 minutos

Congresistas de EE. UU. buscan sancionar a Ortega

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema