¿Qué hacer cuando trabajar enferma? | Sociedad | DW | 04.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

¿Qué hacer cuando trabajar enferma?

Los días de baja por enfermedad han alcanzado en Alemania el récord de los últimos quince años. Sobre todo las enfermedades psíquicas van en aumento.

No logro hacer lo que me encomiendan

"No logro hacer lo que me encomiendan"

“No logro hacer lo que me encomiendan. Cuando estoy sentado delante de esa montaña de trabajo, siento náuseas”, dice un usuario de la plataforma virtual stressforum.net, pidiendo socorro.

“Últimamente tengo unos dolores de cabeza terribles. Ya no puedo dormir”, cuenta otro. Quejas como éstas son más bien la regla en Alemania. Según estudios realizados, la presión por un mayor rendimiento ha aumentado mucho en los últimos años.

Más de la mitad de la gente que trabaja lo hace a prisa y bajo presión, el 63 por ciento dice que en los últimos años trabaja más en la misma cantidad de horas. Así se afirma en una encuesta a nivel federal de marzo de 2012 realizada por la Asociación Alemana de Sindicatos (DGB).

Síntomas a tomar en serio

Neue Sprecherin für den BKK Bundesverband Christine Richter

Christine Richter, portavoz de la Red Alemana para el Fomento de la Salud en la Empresa.

Las enfermedades psíquicas y psicosomáticas se han multiplicado por diez en comparación con la década de los 70, calcula Christine Richter, de la Red Alemana para Fomento de la Salud en la Empresa. Se trata de una red de diferentes cajas médicas e instituciones estatales que se ocupan del tema. Richter aconseja tomar en serio los primeros síntomas: “Si empieza a dormir mal regularmente, si los pensamientos comienzan a girar, sin pausa, en torno a un problema y si hay un corte en las actividades sociales, se debe acudir a un médico”.

Las personas que trabajan en el ramo sanitario y social están especialmente en peligro; “su carga no es sólo psíquica sino también física”, explica Richter.

En cuanto a las diferencias de género: las mujeres enferman más que los hombres pues a menudo les toca asumir cargas laborales y familiares. En el 2010 el número de bajas por malestares psíquicos en mujeres dobló el nivel del año 2000.

Daño económico

El Centrum für Disease Management (Centro de Gestión de Enfermedades) de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad Técnica de Múnich calcula que, anualmente, las empresas alemanas pierden entre 8 y 20 mil millones de euros por causa de las enfermedades psíquicas de sus empleados. Esto, en realidad, no es nuevo: hace dos años, 18 países europeos suscribieron en Edimburgo una declaración a favor del fomento de la salud psíquica de los trabajadores.

Sin embargo, la conciencia de que tomar medidas preventivas redundaría también en beneficio de las empresas apenas comienza a despertar en Alemania. Según Richter, “cada euro invertido en la salud arroja dos y medio de ganancia. Además, una empresa es más apreciada cuando tiene programas para sus empleados; y muchas empresas alemanas necesitan urgentemente atraer personal cualificado”.

Una regulación estatal

Hans-Jürgen Urban IG Metall

Hans-Jürgen Urban, presidente del sindicato IG Metall.

Por otro lado, el sindicato IG Metall reclama mayores protecciones para los empleados, sobre todo en cuanto al tiempo y volumen de trabajo. Hans-Jürgen Urban, presidente de IG Metall, aboga por una iniciativa antiestrés: “Los consejos empresariales deberían cualificarse para detectar los riesgos psíquicos de los empleados y para reforzar las medidas preventivas. Exigimos de la política una regulación que se active en situaciones de alto riesgo”, dice Urban.

Con todo, lograr una regulación se prevé difícil, lamenta Richter. La red para la cual trabaja premia anualmente a las empresas que se hayan esforzado por velar de la salud de sus empleados. Así, la empresa Henkel recibió la distinción “Move Europe Partner Excellence” porque pone a disposición consultas especializadas y seminarios acerca de manejo del estrés para los empleados con problemas psicosociales.

A este respecto, Richter aconseja a los directivos de las empresas establecer un nivel de salud que alcanzar y comenzar por concederles descanso a sus trabajadores. “El mensaje de una empresa debería ser: no esperamos de ti que leas tu correo electrónico después de las 20:00 o que estés pendiente de tu móvil. Algo así aporta a la higiene mental y a que el empleado tenga tiempo para sí y para ocuparse de su familia”.

Autora: Claudia Hennen (mb)
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda