Protestas no amainan en Sao Paulo | Los campeones mundiales | DW | 07.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Protestas no amainan en Sao Paulo

Todas las instancias relacionadas con el Mundial vivieron una dura jornada este 6 de junio en Sao Paulo: una huelga paralizó el metro, la policía reprimió protestas y los hinchas abuchearon a la selección brasileña.

En Sao Paulo, todas las instancias relacionadas con el campeonato mundial de fútbol Brasil 2014 vivieron una jornada difícil este viernes (6.6.2014): la policía arremetió contra las manifestaciones de los trabajadores del metro, quienes se declararon en huelga un día antes y continuarán protestando con miras a obtener aumentos salariales. Unos 3.000 huelguistas han impedido el funcionamiento normal del sistema de metro, afectando a 4,5 millones de usuarios, incluidos los hinchas que querían ver el partido de prueba Brasil-Serbia este 6 de junio.

Ese juego tampoco transcurrió sin tensiones: aunque Brasil venció a Serbia 1:0, la selección nacional anfitriona fue abucheada desde las gradas. “Nuestros jugadores están dispuestos a aceptar críticas cuando no juegan bien”, comentó Luiz Felipe Scolari, manager del club. Los futbolistas brasileños están bajo mucha presión; de ellos se espera que venzan en el Mundial por sexta vez y el juego que exhibieron este 6 de junio no satisfizo las expectativas de los hinchas. Esta anécdota deja entrever cuán diversos son las causas de la frustración popular.

El líder sindical Paulo Pereira da Silva aseguró que los huelguistas del metro no tienen problema alguno con el equipo brasileño de balompié. “Nosotros vamos a apoyar a nuestros jugadores. Pero el 5 de octubre vamos a mandar a Dilma Rousseff al infierno”, amenazó, refiriéndose a la fecha en que se realizarán los comicios presidenciales. Varias estaciones de metro han sido bloqueadas y la calle frente al Banco Central de Brasil fue obstruida por manifestantes pacíficos para protestar contra las políticas económicas de la jefa del Gobierno.

Embotellamientos masivos de hasta 251 kilómetros de longitud paralizaron buena parte de Sao Paulo, caldeando aún más los ánimos en la ciudad donde tuvieron lugar violentas protestas anti-Mundial el año pasado. El temor a que se repitan protestas y huelgas de maestros, policías y conductores de autobuses para obtener mejoras salariales es intenso entre los organizadores del Mundial, cuya inauguración es inminente. La policía reprimió a los huelguistas este viernes (6.6.2014) a punta de bastones y bombas de gas lacrimógeno.

ERC ( SID / AFP )

Publicidad