Protestas en Egipto dejan víctimas mortales | El Mundo | DW | 17.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Protestas en Egipto dejan víctimas mortales

Seguidores de los Hermanos Musulmanes siguen manifestándose contra el referéndum constitucional de los días pasados.

Al menos cinco personas murieron este viernes en enfrentamientos desencadenados entre la policía egipcia y seguidores de los ilegalizados Hermanos Musulmanes, que protestaban contra el referéndum constitucional celebrado los pasados martes y miércoles.

En El Cairo murieron tres islamistas mientras otros dos manifestantes perdieron al vida en enfrentamientos en la ciudad de Fayyoum, a unos 100 kilómetros al sur de la capital, informó el portal de noticias "Al Ahram". Además 34 hombres enmascarados fueron arrestados por posesión de cócteles molotov y armas.

La policía utilizó gas lacrimógeno y balas de goma, mientras los manifestantes lanzaron bombas incendiarias.

Seguidores de Mohamed Mursi, el presidente islamista derrocado en julio en un golpe del ejército, se manifestaron el El Cairo y otras áreas tras los rezos del viernes contra el gobierno respaldado por los militares, que ilegalizó a los Hermanos Musulmanes y los añadió a la lista de organizaciones terroristas.

¿Restaurar la democracia?

Las protestas se produjeron después de que los resultados iniciales del referéndum constitucional mostraran una victoria del "sí" de en torno al 98 por ciento, aunque se calcula que la participación fue menor al 40 por ciento, debido al boicot de los Hermanos Musulmanes a la consulta. Los resultados oficiales serán anunciados mañana sábado.

Se prevé que la nueva Constitución, redactada por una comisión principalmente secular, reemplace a la adoptada en 2012 bajo la presidencia de Mursi, de carácter islamista. El gobierno asegura que el objetivo de la consulta era restaurar la democracia tras el derrocamiento de Mursi por lo que el referéndum se ha visto como una forma de legitimar el golpe militar.

El ejército derrocó a Mursi en julio después de que millones de egipcios salieran a la calle para exigir el final de su mandato, que duró sólo un año. Cientos de personas han muerto en la violencia desatada en el país desde entonces.

Las autoridades responsabilizan de los disturbios a los Hermanos Musulmanes y los declararon organización terrorista. Sus líderes, que han sido encarcelados, acusan al Ejército y a la policía de matar a cientos de sus seguidores en el desmantelamiento de las protestas islamistas que exigían su restitución en el cargo.

EL(dpa, EFE)

Publicidad