Prisión incondicional para jefes de red de corrupción en España | Europa | DW | 31.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Prisión incondicional para jefes de red de corrupción en España

Francisco Granados, ex número dos del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy en Madrid y también del gobierno de la región española, fue enviado hoy a prisión incondicional sin posibilidad de evitarla con fianza.

Granados está acusado de liderar la gran trama de corrupción política destapada el lunes y fue detenido ese día junto a otras 50 personas, la mayoría vinculadas al PP de Rajoy, en el marco de un dispositivo bautizado como "operación Púnica".

Hoy declaró durante más de dos horas ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. El ex número dos del gobierno regional de Madrid es presuntamente el líder de una red corrupta que cobraba comisiones por contratos públicos en administraciones locales y regionales.

El caso ha asestado un duro golpe a Rajoy, que antes de las elecciones de 2015 -en mayo hay municipales y autonómicas y en noviembre, generales- ve cómo se multiplican los escándalos de corrupción con miembros destacados de su partido implicados.

El juez Velasco atribuye a Granados posibles delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos públicos, prevaricación y fraude. Al lado del ex secretario general del PP madrileño, el magistrado sitúa a un empresario amigo suyo dedicado a la construcción, David Marjaliza, a quien también envió hoy a prisión incondicional sin posibilidad de evitarla con el pago de una fianza.

Rajoy se disculpó en público

"A lo largo de su carrera publica existen indicios de que el imputado habría beneficiado a David Marjaliza y otros empresarios", señaló el juez, que apuntó además que la trama hizo del delito un "modo de vida". Rajoy pidió esta semana públicamente perdón por los casos de corrupción que afectan a su partido. Uno de ellos es el de una presunta contabilidad paralela y financiación irregular del PP. El jueves aseguró que "quien la hace, la paga".

Dentro del partido conservador hay sectores en los que la indignación es tal, que no evitan ya expresarla en público y reclaman a Rajoy que tome ya medidas contra la corrupción. Además, el temor a Podemos crece conforme el partido revelación de España -ganó cinco eurodiputados de la nada en las elecciones europeas de mayo- va ganando posiciones en las encuestas.

Ya las hay que lo sitúan por delante del Partido Socialista (PSOE), el principal de la oposición, y se acerca cada vez más al PP de Rajoy. "Se lo estamos dando todo hecho a Podemos", dijo el jueves Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid. La política fue la que situó en su día a Granados como número dos de la formación y también del gobierno regional cuando ella era la presidenta.

CP (dpa, El Mundo)

Publicidad