Primer paso hacia la unión bancaria europea | Economía | DW | 15.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Primer paso hacia la unión bancaria europea

Los ministros de Hacienda de la UE sentaron las bases legales para una unión bancaria y acordaron una supervisión central de la banca. Pero el problema central sigue sin resolverse. ¿Quién pagará en caso de quiebra?

default

El ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, proclamó que la creación de una unión bancaria es el proyecto actual más importante de la Unión Europea. Mediante una supervisión conjunta de los bancos de relevancia sistémica y la liquidación centralizada de los institutos crediticios en bancarrota se pretende evitar crisis como la desencadenada por la quiebra de Lehman Brothers.

Tras meses de arduas conversaciones, los ministros de Hacienda de la UE acordaron formalmente poner la primera piedra. El Banco Central Europeo (BCE) asumirá la supervisión de los grandes bancos privados. “Con ello damos un paso importante; el BCE cuenta ahora con la base legal para avanzar ágilmente con el trabajo de erigir una instancia de supervisión bancaria”, dijo el ministro de Hacienda alemán, Wolfgang Schäuble, en Luxemburgo.

¿Quién asume los riesgos?

130 grandes bancos han de ser supervisados por el BCE a partir del otoño boreal de 2014. Pero antes de que el Banco Central Europeo asuma esa función, todos ellos deberán someterse al control de sus finanzas y a un test de estrés. Se trata de detectar negocios de alto riesgo y créditos tóxicos, ya que el BCE no quiere heredar riesgos financieros. Pero la unanimidad de los ministros de Hacienda europea se acaba al hablar de las consecuencias de dichas auditorías. Porque, a fin de cuentas, es una cuestión de dinero: ¿Quién habrá de cubrir los eventuales agujeros en los balances de los bancos?

La nueva sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort.

La nueva sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort.

“Alemania exigirá que se proteja a los contribuyentes”, dio a entender claramente el ministro Schäuble. Al fin y al cabo, el objetivo de la unión bancaria es que ya no sean los contribuyentes los que avalen los riesgos, sino en primer lugar los propietarios privados que los originan. Olli Rehn, el comisario europeo de Asuntos Monetarios, también lo ve así: “La cuenta debe ser pagada en primera instancia con fondos de las arcas privadas, es decir, por los propietarios, accionistas y acreedores de los bancos”.

Recapitalización directa en entredicho

Los ministros de Hacienda quieren establecer un orden claro de responsabilidades en cuanto al saneamiento y eventual liquidación de bancos. Los presupuestos nacionales o los fondos de rescate europeos han de estar al final de la cadena. La polémica persiste en cuanto a si el actual Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) podría surtir directamente a los bancos con capital fresco.

Los ministros de Irlanda y España favorecen ese modelo, mientras el alemán lo rechaza tajantemente. “La idea de algunos de que se podría llegar rápidamente a una recapitalización directa de los bancos, que no es compatible con la situación legal alemana, obedece a lo sumo al desconocimiento”, indicó.

Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo.

Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo.

Su homólogo holandés y actual presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, puede en cambio imaginar muy bien inyecciones de capital procedente del MEDE. “El instrumento de la recapitalización directa de bancos todavía está siendo desarrollado. Por el momento, parto de la base de que se podría utilizar en situaciones excepcionales”, señaló. Pero la delegación alemana hace notar que esas circunstancias excepcionales están definidas en forma tan estricta que prácticamente nunca se podrían producir.

En busca de un síndico de quiebras

También el paso subsiguiente hacia la unión bancaria es polémico. La idea es crear una instancia central para liquidar los bancos en quiebra. La Comisión Europea quiere asumir la tarea, pero Schäuble rechaza la propuesta, argumentado que no es compatible con el derecho comunitario.

Durante los próximos meses se buscará solución a los problemas pendientes. Pero es dudoso que se logre tomar decisiones antes de las elecciones del Parlamento Europeo, previstas para mayo de 2014. En suma, tomará todavía tiempo consumar el proyecto de la unión bancaria. “Pero deberíamos estar listos antes de la próxima crisis bancaria”, advirtió Durao Barroso ante la Eurocámara.

DW recomienda