Primer ministro ordena reabrir la “zona verde” de Bagdad | El Mundo | DW | 28.08.2015
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Primer ministro ordena reabrir la “zona verde” de Bagdad

El área, una verdadera ciudad dentro de la capital, fue instaurada por las tropas estadounidenses. Medida busca contrarrestar protestas civiles.

La oficina del primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, informó que la autoridad dio la orden este viernes (28.08.2015) de reabrir la llamada “zona verde” de Bagdad, un área de seguridad fuertemente vigilada en la capital, instaurada durante la invasión estadounidense en 2003 tras el derrocamiento de Saddam Hussein. Allí se encuentran, tras unos altos muros, el Parlamento, instituciones de gobierno y varias embajadas.

La mayoría de los iraquíes no pueden acceder a ella y la consideran “una ciudad dentro de la ciudad”. Al Abadi ordenó además reabrir todas las calles cerradas por milicias y partidos, en lo que parece un intento del político chiita por limitar el poder de las milicias apoyadas por Irán y reforzar, de este modo, el control del poder central bajo su mandato. Muchos barrios de la capital no están controlados por las fuerzas del gobierno, sino por otros grupos, en un intento por evitar atentados terroristas.

Los puestos de control y las barreras de concreto que protegieron las autopistas y accesos a la “zona verde” en la última década simbolizaban de alguna manera el aislamiento de los líderes iraquíes y solían poner más problemas al tráfico de la ciudad, de 7 millones de habitantes. El área, de 10 kilómetros cuadrados, antes acogía a los cuarteles generales estadounidenses y, todavía antes, a uno de los palacios presidenciales de Hussein.

Bien, pero puede más

Pese a este tipo de medidas, que se suman a varias otras adoptadas para combatir la corrupción, las protestas contra el gobierno de Al Abadi no han cesado. Este viernes, miles de personas se congregaron en la plaza Tahrir de Bagdad, en lo que ha sido calificada como la mayor protesta de las últimas semanas. Otras ciudades del sur del país vivieron escenas similares, repitiendo manifestaciones que exigen también mejoras en los servicios básicos.

Entre las medidas tomadas por el primer ministro está la disminución del número de ministros, una baja en el total de guardaespaldas de las autoridades y el cese de los tres vicepresidentes. “Lo que ha hecho Abadi son con mucho reformas casuales, no las reformas reales que estamos exigiendo los iraquíes”, dijo a Reuters Mazen al-Ushaiqer, un líder social presente en la reunión en la plaza Tahrir. “Lo ha hecho bien, pero creemos que puede hacerlo aún mejor”, agregó.

DZC (Reuters, dpa)

Publicidad