Presidente Steinmeier en el Año Humboldt: ″Solo tenemos este planeta″ | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 14.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Presidente Steinmeier en el Año Humboldt: "Solo tenemos este planeta"

Alexander von Humboldt nació hace 250 años. El científico advirtió sobre la destrucción de la naturaleza. El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, inauguró en Quito el “Año de Humboldt”.

"El plástico es nuestro mayor enemigo", dijo Stephanie Pauwels, aunque todo a su alrededor parece paradisiaco: mar azul, playa de arena brillante y un paisaje de manglares salvajes. Es la directora de la enorme reserva natural "Corales del Rosario", un archipiélago gigantesco ante Cartagena, Colombia. En medio de esta magia, le mostró al presidente alemán lo engañoso que puede ser el paraíso. La naturaleza está amenazada por el turismo de masas, el cambio climático, la pesca con dinamita y el plástico.

Unas horas más tarde, el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, dio un discurso en la Pontificia Universidad Católica de Ecuador, con motivo del 250 aniversario de Humboldt. En su discurso, pidió que los gobiernos de todo el mundo se ocupen intensamente del tema de los residuos plásticos: "Es tarde, pero por eso más necesario aún".

Alexander von Humboldt no es solo venerado en Quito, sino en todo el continente, como un héroe y pionero de su tiempo. El presidente Steinmeier junto a su esposa, Elke Büdenbender, van tras las huellas del famoso explorador en Latinoamérica.

Expedición en los Andes: comienzo en Cartagena

Alexander von Humboldt tenía 30 años cuando pudo cumplir al fin su sueño: viajar a América Latina para investigar. En 1799 comenzó su viaje, navegando desde España, para tratar de entender el mundo observándolo detenidamente, recolectando datos y hechos para sentir, experimentar y medir la naturaleza. 

El 30 de marzo de 1801, Alexander von Humboldt llegó a Cartagena, pasando junto a  los magníficos bosques de manglares, que hoy se encuentran amenazados.

Para Humboldt, la ciudad portuaria es solo una escala. Planea otra osada aventura: explorar a pie los Andes y llegar hasta Lima con su compañero Aimé Bonpland. Son casi 4000 kilómetros. En el camino se encontró con tormentas de nieve feroces en las cordilleras y calor tropical en los valles. Mulas iban cargadas de comida y también con instrumentos de medición y registro, colecciones de animales y plantas. "Tuvieron que caminar descalzos, con los pies ensangrentados, porque los zapatos y la ropa no eran simplemente los adecuados", dijo el biógrafo de Humboldt Andrea Wulf, quien acompaña al presidente alemán en su viaje a América Latina. "A diferencia de otros exploradores, Humboldt no viajó con un gran séquito y no permitió que lo llevaran en andas", añadió.

Frank-Walter Steinmeier y su mujer, Elke Buedenbender, en las islas Galápagos.

Frank-Walter Steinmeier y su mujer, Elke Buedenbender, en las islas Galápagos.

Steinmeier, tras las huellas de Humboldt

Ya hace 200 años, Humboldt comprendió que el ser humano influye en el clima y causa la erosión del suelo cuando tala la selva tropical e introduce el monocultivo. Se le considera, con razón, como el padre de la ecología, dijo Steinmeier.

Al mismo tiempo, el explorador logró entusiasmar a sus lectores y oyentes. Fue pionero de la comunicación científica. "Humboldt abandonó la torre de marfil y el parco lenguaje científico, y transportó el mundo de las emociones a la ciencia", explicó Hans-Christian Pape, presidente de la Fundación Alexander von Humboldt. Destacados científicos de todo el mundo están conectados a través de esta organización. 

El genio universal Humboldt también se involucró en asuntos políticos. Condenó enérgicamente la esclavitud en las colonias. Con el mayor de los respetos, se acercó a los indígenas y defendió su libertad. "Criticó duramente a la Iglesia, porque vio lo mal que los misioneros trataban a los pueblos indígenas", dice el biógrafo Wulf.

De regreso en Europa, Humboldt criticó de tal manera el colonialismo que los ingleses no le permitieron viajar a la India. "¿Por qué deberían dejar entrar a un prusiano tan difícil en su colonia?", aclaró Wulf sonriendo. "Humboldt revolucionó nuestra manera de entender la naturaleza. Nos la describió como un organismo vivo”, añadió.

A principios de 1802, Humboldt estuvo en Quito para investigar los volcanes. Quería entender cómo se había formado la Tierra. Al presidente alemán le preocupa ahora que "todo el ecosistema de la Tierra está amenazado”. "Solo tenemos este planeta. Por eso no podemos seguir así”, advirtió en Quito. Es un llamamiento a cada uno de nosotros, a cambiar su comportamiento. Ese sería también el mensaje de Humboldt en el siglo XXI, según Steinmeier.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

 

DW recomienda