Premio Príncipe de Asturias para el celular y el e-mail | Europa | DW | 17.06.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Premio Príncipe de Asturias para el celular y el e-mail

Los padres del teléfono móvil y del correo electrónico, Martin Cooper y Raymond S. Tomlinson, fueron galardonados hoy en España con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por aportar dos innovaciones tecnológicas que han revolucionado la comunicación.

"Su impacto en la sociedad queda reflejado en los más de cuatro mil millones de usuarios de telefonía móvil y en los mil quinientos millones de correo electrónico y de otros servicios de Internet", indicó el jurado en su acta.

"Todo ello representa una importante ayuda a los países en vías de desarrollo, para los que supone una fuente de igualdad y de oportunidades, acercándolos a servicios básicos como la sanidad y la educación", señaló.

Cooper inventó en 1973 el primer teléfono portátil y supervisó los diez años posteriores de trabajo para sacar el aparato a la calle.

Tomlinson, por su parte, desarrolló en 1971 la primera aplicación de correo electrónico y eligió la arroba como símbolo para distinguir los correos locales de los globales.

No es la primera vez que el Premio Príncipe de Asturias distingue los avances tecnológicos unidos a las computadoras. En 2002 recibieron el premio los "padres de Internet" y el año pasado, el ganador fue Google.

Dotados con 50.000 euros (71.000 dólares) y la reproducción de una escultura creada por Joan Miró, los Premios Príncipe de Asturias los entrega anualmente la fundación homónima desde 1981 en ocho categorías. El de Investigación Científica y Técnica es el quinto en fallarse en esta edición, tras el de Comunicación y Humanidades, que fue para la UNAM; el de las Artes, que correspondió al arquitecto británico Norman Foster; el de Cooperación Internacional, que se llevó la Organización Mundial de la Salud; y el de Ciencias Sociales, que fue para el naturalista británico David Attenborough.

DPA