Príncipe saudí dice que Israel tiene ″derecho″ a su propio Estado | El Mundo | DW | 03.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Príncipe saudí dice que Israel tiene "derecho" a su propio Estado

El príncipe heredero de Arabia Saudita dijo que los israelíes tienen derecho a vivir pacíficamente en su propia tierra, en otro gesto público de acercamiento de Riad a Tel Aviv.

Mohamed bin Salman.

Mohamed bin Salman.

Arabia Saudita e Israel aún no tienen relaciones diplomáticas formales, pero detrás de escena, las mejoras en sus vínculos se han acelerado en los últimos años.

Ambos países ven a Irán como su mayor amenaza exterior y a los Estados Unidos como su aliado clave, y ambos ven el peligro de los extremistas islamistas armados.

Sin embargo, el conflicto de Israel con los palestinos ha demostrado ser un obstáculo para un acercamiento total, ya que Riad sigue apoyando su reclamo de soberanía.

Pero ahora, el príncipe heredero Mohammed bin Salman -en una entrevista con el editor en jefe de la revista estadounidense The Atlantic, publicada el lunes (2.04.2018)- colocó los reclamos de Israel en igualdad de condiciones.

Jeffrey Goldberg le preguntó al príncipe si "el pueblo judío tiene derecho a un estado-nación en, al menos, parte de su territorio ancestral". "Creo que cada pueblo, en cualquier lugar, tiene derecho a vivir en su nación pacífica", respondió Salman, que realiza una gira por tres semanas en Estados Unidos. "Creo que los palestinos y los israelíes tienen derecho a tener su propia tierra", agregó. "Pero tenemos que conseguir un acuerdo de paz para asegurar la estabilidad para todos y para tener relaciones normales".

Desde 2002, Arabia Saudita ha sido el principal patrocinador de la Iniciativa de Paz Árabe, que prevé una solución de dos estados para el conflicto israelo-palestino.

Sin embargo, ningún alto funcionario saudita aceptó anteriormente que Israel tenga un "derecho" a su tierra, más allá de la necesidad práctica de asegurar un trato duradero.

Si, como se espera, el príncipe heredero sucede a su padre, el octogenario rey Salman, y asciende al trono saudita, también se convertirá en guardián de los santuarios más sagrados del islam.

Pero Mohamed Salman le dijo a Goldberg que no tenía ninguna "objeción religiosa" respecto de los israelíes que viven junto a los palestinos, siempre y cuando el sitio sagrado musulmán principal en Jerusalén, el complejo de la mezquita Al-Aqsa, esté protegido.

"Tenemos preocupaciones religiosas sobre el destino de la mezquita sagrada en Jerusalén y sobre los derechos del pueblo palestino", dijo. "Esto es lo que tenemos. No tenemos ninguna objeción contra ninguna otra persona".

CP (afp, dpa)

DW recomienda