¿Por qué a los alemanes no les interesa el espionaje? | Alemania | DW | 15.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Por qué a los alemanes no les interesa el espionaje?

La campaña para las elecciones alemanas ha sido aburrida, a pesar de que el tema del espionaje podría atizar un debate político apasionante. ¿Pueden las revelaciones de Snowden avivar la última semana de la contienda?

En la imagen, un afiche para promocionar la candidatura de Merkel y otro para promocionar la de Steinbrück.

En la imagen, un afiche para promocionar la candidatura de Merkel y otro para promocionar la de Steinbrück.

A juicio del politólogo James Davis, director del Instituto de Politología de la Universidad de St. Gallen, con sede en Suiza, el escándalo internacional en torno a las prácticas de espionaje masivo de Estados Unidos y Gran Bretaña es una bendición para la campaña electoral que tiene lugar en Alemania. O podría serlo, si los actores involucrados decidieran convertir la que ha sido una contienda muy aburrida en un apasionante debate. La oportunidad está servida para que los unos y los otros hablen sobre política exterior con propiedad.

Según Davis, el Partido Liberal (FDP) es quien más provecho le ha sacado a las filtraciones de Edward Snowden, el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense que reveló la existencia de los programas de vigilancia global Prism (Estados Unidos) y Tempora (Gran Bretaña). “Los liberales alemanes tienen directrices claras en materia de protección de datos privados y han asumido posiciones coherentes”, dice el experto, acotando que también el Partido Pirata puede incrementar su capital político gracias al “caso NSA”.

¿Un tema demasiado abstracto?

Los Piratas podrían incrementar su capital político gracias al “caso NSA”.

Los Piratas podrían incrementar su capital político gracias al “caso NSA”.

Los Piratas causaron furor con sus políticas para Internet y su manera heterodoxa de hacer campaña electoral a escala regional, pero este grupo no ha visto subir sus índices de popularidad, ni siquiera después de que se supiera que 80 millones de personas en Alemania pueden estar siendo espiadas sistemáticamente por los aliados anglosajones de Berlín. Esto puede deberse a la inexperiencia política del Partido Pirata, pero también a la relativa indolencia con que la población ha reaccionado al “caso NSA” en territorio germano.

Algunos especialistas en materia de tecnologías y comunicación intuyen que el tópico sigue siendo demasiado abstracto para el ciudadano común. Sea cual sea la causa de esa indiferencia, los sondeos de opinión apuntan a que se trata de un fenómeno generalizado: las encuestas realizadas por la televisora pública ARD entre personas registradas para votar demuestran que los consultados le dan menos importancia a la violación de la esfera privada por parte de los servicios secretos que a otros asuntos cotidianos.

El “yo acuso” de Steinbrück

El candidato del SPD, Peer Steinbrück, arremetió contra la canciller, Angela Merkel, por su manejo del “caso NSA”.

El candidato del SPD, Peer Steinbrück, arremetió contra la canciller, Angela Merkel, por su manejo del “caso NSA”.

Las políticas tributarias, el plan de pensiones, los sueldos y las condiciones de trabajo fueron descritos como temas de mayor peso. Sólo el 17 por ciento de los encuestados consideró los excesos de los servicios secretos como un tópico electoral relevante. Quizás sea por eso que la clase política alemana casi no ha instrumentalizado las revelaciones de Snowden en la campaña electoral. Por otro lado, al Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) parece no convenirle que el asunto pase a primer plano.

“Es necesario recordar que, bajo el mando del socialdemócrata Gerhard Schröder, el Gobierno alemán firmó un tratado en 2002 para que la NSA estadounidense cooperara más estrechamente con el Servicio Federal de Inteligencia (BND) germano”, explica Davis. Sin embargo, el candidato del SPD, Peer Steinbrück, arremetió contra la canciller, Angela Merkel, hace poco y le reprochó el haber incumplido uno de sus principales deberes: proteger a la población de Alemania. Y en algunos afiches del SPD se hace referencia a este tema.

El silencio de Merkel

Los Verdes (en la imagen su bandera) y La Izquierda estuvieron presentes en la gran protesta de Berlín contra las prácticas de vigilancia estatal.

Los Verdes (en la imagen su bandera) y La Izquierda estuvieron presentes en la gran protesta de Berlín contra las prácticas de vigilancia estatal.

¿Y qué hay de Los Verdes y de La Izquierda? Ellos estuvieron presentes en la gran manifestación de Berlín en la que miles de personas protestaron contra las prácticas de vigilancia estatal. “El Gobierno alemán debe hablar claramente con el de Estados Unidos. Esto no debe seguir pasando, esto no puede seguir pasando”, dijo Steffen Bockham de La Izquierda cuando se supo que la NSA tenía acceso a los datos de los usuarios de teléfonos inteligentes. Los líderes de Los Verdes comparten esta posición.

En cambio, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) y la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido de Merkel, insisten en que el espionaje de teléfonos celulares no es un tema para los políticos alemanes, sino un asunto que deben resolver la Casa Blanca, la NSA y los fabricantes de esos dispositivos electrónicos. La coalición que apuntala el Gobierno de Merkel –integrada por la CDU, la CSU y el FDP– impidió que el tópico del espionaje fuera debatido en el Bundestag. Está por verse si este tema consigue avivar la última semana de la contienda electoral en Alemania.

Autor: Christian Ignatzi (ERC)
Editor: Diego Zúñiga

DW recomienda