Policía y manifestantes se enfrentan en calles de Estambul | El Mundo | DW | 22.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Policía y manifestantes se enfrentan en calles de Estambul

Una nueva protesta fue desalojada violentamente por las fuerzas de seguridad, mientras el primer ministro Erdogan critica a los opositores.

Las protestas en Turquía parecen escribir una historia que se extenderá en el tiempo. Este sábado (22.06.2013) nuevamente la policía antimotines intervino contra los miles de manifestantes que se congregaron en el centro de Estambul para expresar su malestar con las políticas del gobierno del primer ministro Tayyip Erdogan.

La policía lanzó sus fuerzas contra los manifestantes, que de vuelta atacaron simbólicamente con claveles, mientras gritaban “Policías, no traiciones a tu pueblo”. Las fuerzas de seguridad utilizaron cañones lanzaagua y posteriormente gases lacrimógenos para expulsar a los miles de ciudadanos de la Plaza de Taksim.

Estos enfrentamientos interrumpieron seis días de relativa calma en las calles de Turquía, aunque estuvieron lejos de igualar la ferocidad de los choques que hubo en la plaza y en otras ciudades del país en las protestas previas. Asimismo, supone la primera intervención violenta de la policía desde que los opositores fueron desalojados desde el parque Gezi la semana pasada.

Erdogan critica a manifestantes

Mientras, el primer ministro Erdogan realizó un discurso frente a miles de partidarios en la ciudad de Samsun, en el Mar Negro, donde dijo que había que derrotar a los opositores en las urnas, en las próximas elecciones de marzo de 2014. También aseguró que las movilizaciones juegan en contra de Turquía y a favor de los enemigos del país.

“¿Quien perdió a partir de estas protestas? La economía turca, (y) pese a que en forma pequeña, el turismo perdió. (Las manifestaciones) opacaron y mancharon la imagen y el poder internacional de Turquía”, aseguró. Erdogan realiza una campaña de reuniones con sus partidarios para dar señales de fuerza.

En una apelación a la base conservadora de su Partido Justicia y Desarrollo (AKP), de raíces islamistas, Erdogan aseguró que quienes participan en las manifestaciones no respetan el Islam, la religión mayoritaria en el país. “Que entren con zapatos en las mezquitas, que beban alcohol en nuestras mezquitas, que levanten la mano a nuestras niñas con pañuelo. Una oración de nuestra gente basta para frustrar sus planes”, dijo.

DZC (Reuters, Europa Press)

Publicidad