Policía noruega: Breivik se entregó con las manos en alto | Europa | DW | 27.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Policía noruega: Breivik se entregó con las manos en alto

El autor confeso del ataque terrorista del viernes en Utøya, Anders Behring Breivik, esperaba a la policía con las manos en alto después de haber dejado en el suelo sus armas, citó hoy la agencia de noticias NTB a uno de los funcionarios que participaron en la operación.

Jacob Bærtnes pertenecía a un grupo de ocho miembros de la unidad de élite "Delta" de Oslo, que llegó a la isla una hora después de la primera alarma en el fiordo de Tyri.

"Gritamos que éramos de la policía armada para llamar la atención. Tuvimos que abrirnos paso por una espesa vegetación, por lo que apenas veíamos. Pero de repente en una zona arbolada estaba delante de nosotros el atacante con los brazos sobre la cabeza. Fue detenido siguiendo un procedimiento totalmente normal y las armas estaban a 15 metros detrás de él", contó el policía en una rueda de prensa en la ciudad de Hønefoss.

Sobre las acciones posteriores no dijo nada. Portavoces de la policía negaron que el barco con el grupo de intervención perdiera diez minutos por un daño en el motor. Bærtnes se mostró satisfecho por el transcurso de la operación.

Breivik mató a al menos 68 personas que participaban en un campamento de verano del partido socialdemócrata tras disparar durante una hora con un arma automática y una pistola a los desesperados jóvenes que intentaban huir.

dpa

ADVERTISEMENT