Político belga ofrece asilo a Puigdemont y desata tormenta | Europa | DW | 29.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Político belga ofrece asilo a Puigdemont y desata tormenta

El secretario de Estado para Asilo y Migración dijo que su país podría acoger al destituido presidente catalán, provocando la reacción de España y del propio premier de Bélgica.

Durante una entrevista con el canal de televisión VTM Nieuws, el secretario de Estado para Asilo y Migración de Bélgica, Theo Francken, aseguró este domingo (29.10.2017) que su país podría conceder asilo al destituido presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, y a todos los catalanes que eventualmente lo soliciten. Consultado sobre esa posibilidad, contestó que "Bélgica podría ser una salida para Puigdemont” y añadió que "no es poco realista”.

"Todavía no se ha presentado ninguna petición, pero las cosas evolucionan rápidamente. Veremos qué pasa en las horas y días siguientes", agregó el político, que pertenece al partido nacionalista flamenco N-VA. El expresidente catalán podría enfrentarse a penas de cárcel de hasta 30 años tras haber declarado la independencia de Cataluña. Poco después fue destituido por el Gobierno de España, aunque Puigdemont no ha reconocido su cese.

"Cuando uno ve la situación, la represión de Madrid y las penas de prisión a las que se arriesgan, uno se pregunta si habrá un proceso equitativo", redundó Francken sobre el tema, recordando las escenas de violencia vistas en Cataluña en la jornada del referéndum independentista. Reconoció, en todo caso, que si Puigdemont solicitase asilo, "eso nos pondría en una situación diplomática delicada con España”. Añadió que "un juez belga tendría que decidir. También está el procedimiento de asilo. Si recibe asilo, será difícil extraditarlo a España. Nuestro derecho lo impide”.

No echar más leña al fuego

Las palabras de Francken cayeron mal en su país y, naturalmente, también en Madrid. El propio primer ministro belga, Charles Michel, le pidió que no encienda los ánimos y aseguró que el escenario planteado por el funcionario "no está en absoluto en el orden del día” de su Gobierno. Michel pidió a Francken "que no eche leña al fuego”, al tiempo que reiteró su llamado al diálogo entre las autoridades españolas y catalanas.

En tanto, el portavoz del Partido Popular (PP) en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, reaccionó señalando que Francken incumplió los principios de solidaridad y colaboración en la Unión Europea. "Sin tener ningún motivo ni competencias para ello, y adelantándose a cualquier acontecimiento, Francken se permite valorar un posible juicio a Puigdemont haciendo graves acusaciones al sistema judicial español, a la labor de los jueces españoles, y al Estado de derecho en España", dijo González Pons.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda

Publicidad