Polémica por gesto obsceno de Sigmar Gabriel a neonazis | Europa | DW | 17.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Polémica por gesto obsceno de Sigmar Gabriel a neonazis

Hay quienes respaldan su acción y quienes la consideran impropia de un político con un cargo como el suyo: vicecanciller de Alemania.

Un gesto obsceno del vicecanciller y líder socialdemócrata alemán, Sigmar Gabriel, quien mostró el dedo corazón alzado a varios neonazis, ha causado división de opiniones este miércoles (17.08.2016) en Alemania. Hay quienes respaldan su desafío y quienes lo consideran impropio de un político. La escena ocurrió el pasado viernes (12.08.2016), en un aparte de un acto de su partido, y ahora ha sido difundida en la red social Facebook, donde se aprecia el gesto de Gabriel, en dirección a unos ultraderechistas que lo increpan con carteles y gritos de "traidor al pueblo". Aquí puede ver el video con lo ocurrido.

Gabriel, que ocupa el segundo lugar en la gran coalición de Gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, se vuelve primero hacia el grupo, sonríe y luego alza el dedo corazón para darles finalmente la espalda y marcharse seguido de sus acompañantes, mientras arrecian los insultos por parte de los neonazis. Los hechos ocurrieron en Salzgitter, en el estado federado de Baja Sajonia, del que fue primer ministro entre 1999 y 2003 y desde donde saltó a la política federal como titular de Medio Ambiente, primero, para ascender luego al liderazgo del Partido Socialdemócrata, el SPD, puesto que comparte con el de vicecanciller de la gran coalición.

El video con esas imágenes quedó colgado el martes en la cuenta de los autodenominados Jóvenes Nacional-demócratas, una agrupación local de neonazis, y ha sido posteriormente "adoptado" por otras páginas de sus rivales antifás, movimientos antifascistas. Desde entonces ha conseguido decenas de miles de clics y todo tipo de comentarios, desde los que aplauden que Gabriel plantara cara a los neonazis hasta los que afean el gesto y recuerdan que en ocasiones ha tenido consecuencias para quien lo hace. El caso más conocido en Alemania es el del exinternacional Stefan Effenberg. Effenberg mostró el llamado "dedo pestilente" en dirección a la tribuna de público en el Mundial de Fútbol de 1994 y ello le costó la expulsión fulminante y definitiva de la selección nacional.(dpa)

DW recomienda

Publicidad