Piden a las FARC respetar la vida de periodista francés | América Latina | DW | 30.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Piden a las FARC respetar la vida de periodista francés

El comunicador había pedido permiso para estar en esa operación en la que se pretendía destruir al menos cinco laboratorios artesanales de procesamiento de cocaína pertenecientes a las FARC.

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, pidió hoy a las FARC que si tienen retenido al reportero francés Romeo Langlois le respeten la vida y lo dejen en libertad, porque aún se desconoce su paradero tras el enfrentamiento este sábado con las fuerzas militares en el departamento de Caquetá.

"Por ser un corresponsal de guerra que puede estar en zonas de conflicto es necesario exigirle a la organización terrorista de las FARC, si lo tienen, que deben respetar su vida y que tiene que hacerse responsable por cualquier situación que le ocurra", expresó Pinzón.

El ministro indicó que Langlois, quien realizaba un reportaje sobre las operaciones del Ejército contra el narcotráfico en Colombia y se encontraba con el grupo de militares y policías atacado, tiene una herida de bala en el brazo izquierdo y continúa desaparecido.

Durante el combate, el corresponsal en Colombia para el canal France 24 y el diario "Le Figaro" decidió quitarse el casco, el chaleco y dejar su cámara para dirigirse hacia los guerrilleros y presentarse como civil.

"Lo que me narra el personal que estuvo con él, hasta el último instante, es que en algún momento Romeo fue impactado por una bala en su brazo izquierdo y que en medio de la tensión que allí se vivía, tomó la determinación de quitarse su casco, su chaleco y señalar que era población civil, desplazarse hacia al área donde disparaban los guerrilleros", agregó Pinzón.

Asimismo, el comandante de aviación del Ejército, general Javier Rey, dijo al canal NTN24 que el comunicador había pedido permiso para estar en esa operación en la que se pretendía destruir al menos cinco laboratorios artesanales de procesamiento de cocaína pertenecientes a las FARC.

Rey precisó que cerca de 100 guerrilleros, algunos vestidos de civil, les dispararon desde algunas casas del poblado conocido como La Unión Peneya, en zona rural del municipio de La Montañita.

Aunque Colombia no ha confirmado que el reportero esté en manos del frente 15 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el gobierno francés a través del ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Alain Juppé, indicó que Langlois si está secuestrado por el grupo guerrillero.

Entretanto, el italiano Simone Bruno, uno de los periodistas que realizaban con Langlois el reportaje en Caquetá, afirmó que no abandonará el lugar hasta que su compañero aparezca y señaló que los familiares del francés ya están enterados de lo sucedido.

En el enfrentamiento murieron tres militares y un policía, y seis uniformados resultaron heridos, mientras que cinco que estaban desaparecidos ya se encuentran a salvo con la tropa. Al parecer, la unidad antinarcóticos estaba compuesta por 23 soldados del Ejército y cuatro policías judiciales.

El presidente Juan Manuel Santos envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y felicitó al Ejército por los resultados de la operación.

"Nuestro Ejército a la ofensiva: 17 de las FARC neutralizados incluyendo jefe del frente 38. Felicitaciones", escribió Santos en Twitter refiriéndose a los guerrilleros abatidos, heridos y capturados durante la acción.

De su parte, el vicepresidente Angelino Garzón condenó el ataque e insistió en que la salida al conflicto es la entrega de armas de las FARC.

La cadena Caracol Radio informó preliminarmente que habían sido 20 los militares muertos, además de un policía, mientras que el comandante de las Fuerzas Militares, general Alejandro Navas, dio su apoyo a las familias de los 15 "héroes de la patria asesinados". Sin embargo, estas versiones han ido perdiendo peso.

Esta es la cuarta acción guerrillera registrada desde el viernes en los departamentos de Caquetá, Valle del Cauca (suroeste) y Arauca (noreste), que dejaron tres militares y cinco civiles muertos, además de cuatro personas heridas.

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda