Pekín: imágenes para palpar | Cultura | DW | 06.08.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Pekín: imágenes para palpar

El alemán Andree Verleger, el artista mediático, ha sido coartífice de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín. DW-WORLD conversó con él acerca de su visión del arte.

default

A Andree Verleger un día lo llamaron desde Pekín...

„Cuando uno quiere lograr algo grande, hay que luchar“, ha declarado usted. ¿Cuán grande es lo que usted pretende, y cuánto ha tenido que luchar?

La grandeza que uno quiere alcanzar está en la cabeza; cuánto tiene uno que luchar por ello depende del riesgo que se esté dispuesto a correr. Ese cuestionamiento es individual. Para hacerlo he dado un paso adelante, y he ampliado tanto horizonte como mi conciencia de otras cosas.

Andrée Verleger

Andrée Verleger, artista de la imagen

¿Quiere decir que lo que usted hace ahora es ya lo grande que quería lograr?

No, sólo una parte de lo que podría lograr. Un paso hacia un mayor desarrollo. La medida de la grandeza la definen los otros. Yo no creo que yo sea grande, pero he logrado algo que se consigue pocas veces. El trabajo en China ha sido un gran paso personal, he aprendido tanto en cuanto a la comunicación con otras culturas… En ese sentido, ha sido un enriquecimiento, pues todo lo que venga después será más grande, no me refiero a volumen, sino a la emoción y a la ampliación de la consciente que subyacen a la obra.

Para describir su obra se usan metáforas tales como cauce de las imágenes o principio de la nube…todo esto suena muy poético. ¿En dónde ve usted la frontera entre un técnico de luz y un artista? ¿Qué elementos lo convierten a usted en un “artista mediático”?

La reflexión. Un técnico de luz intenta reproducir o producir una imagen para los otros a través de un medio electrónico. Para mí el proceso es ¿cuál es la imagen?, ¿a dónde la traslado?, ¿qué pasa luego en la cabeza con ella?, ¿qué emoción la acompaña?, ¿cómo transformo imágenes conocidas para que incentiven la fantasía, no sólo su consumo?

Andreé Verleger Kunstwerk 1

El arquitecto de escenografía de Pink Floyd conoció su obra. Y lo recomendó en Pekín.

¿Cuándo empezó usted a trabajar con la emoción?

Primero fui músico casi quince años; luego trabajé en el medio de eventos. Hace cinco años me decidí a entrar al mundo visual. Los eventos me aburrieron. Tiene que pasar algo con el lenguaje visual, me dije, no puede quedarse en reproducción de una imagen en una pared... ¿Cómo escenificar imágenes para que sean palpadas, para que se vuelvan metáforas en nuestra mente? Lograr no sólo la atención sino tocar al observador. Entonces busqué la intersección entre imagen, performance y observador.

Andrée Verleger

Una cadena de coincidencias llevaron al artista casi desconocido en su tierra hasta las Olimpiadas de Pekín

¿Qué lugar ocupa el ser humano en sus concepciones?

El principal. Nada hay más importante que el hombre que está en el escenario, se une con la imagen y la transporta al observador. Éste se identifica con el ser humano que está en el escenario. El artista de la performance, entonces, tiene una fuerza y un aura que una imagen normal no puede reemplazar. Esta frágil intersección es el punto clave en donde empieza mi trabajo. Es importante que no produzca imágenes preconcebidas, sino que siguiendo el principio de la nube, se le deje espacio al observador para contarse su propia historia.

Andreé Verleger Kunstwerk 2

En Dubai, Abu Dahbi y Las Vegas ha presentado sus teatros de luz

No ha podido trabajar con su equipo en China. ¿Cómo ha llevado esto?

Con mi equipo he trabajado desde aquí; no he estado permanentemente en China. Diez días allá, cinco aquí. Ciertas cosas se han preparado en Alemania. Aquí, representa esto una tarea inmensa; y allá, para mí ha sido un desafío enfrentarme sin ellos a lo cotidiano. Mi tarea era la creación, llevando mi visión occidental de las cosas.

¿Hubo espacio para ella o fue su arte instrumento de otras visiones?

No ha sido ésa mi percepción ni ha sido así. He trabajado mucho con Zhang Yimou, el maestro de ceremonia de la inauguración. Y mis presentaciones han sido muy bien recibidas. Veo a la gente a los ojos, entonces percibo si les interesa lo que tengo que decirles. En este caso, la química funcionó. Zhang Yimou ha llegado a decirme que mis ideas le son una inspiración, que en muchas puntas ha incluido mi visión, y que a través de ellas, en ciertas escenas, la gente aprende a ver a través de mis ojos.

¿ Y el artista y la política, qué relación tienen?

Intento crear aquí mi propia historia. No estoy influenciado por la prensa. He sido recibido con los brazos abiertos, desde hace diez meses estoy aquí. Y en algún momento he empezado a procesar la historia humana que he vivenciado, la historia entre líneas. La política en mi trabajo no ha tenido cabida.

  • Fecha 06.08.2008
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/ErcS
  • Fecha 06.08.2008
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/ErcS