Peña Nieto visita Guerrero por primera vez tras el caso Iguala | América Latina | DW | 04.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Peña Nieto visita Guerrero por primera vez tras el caso Iguala

El presidente mexicano reconoció que la tragedia ha llevado a las autoridades a una "revisión instropectiva", a la vez que apeló a la protesta pacífica de los ciudadanos.

En un acto celebrado en Acapulco, Peña Nieto transmitió a los ciudadanos del estado de Guerrero, uno de los más pobres del país, su "permanente e invariable solidaridad antes los lamentables hechos de Iguala, producto de la infiltración del crimen organizado".

Se trata de la primera visita de Peña Nieto a Guerrero, estado del sur de México, después de la tragedia producida hace algo más de dos meses, cuando 43 estudiantes de magisterio desaparecieron a manos de policías corruptos y sicarios en la ciudad de Iguala. En ese municipio guerrerense, la noche del 26 de septiembre pasado, un grupo de policías locales atacó a tiros a decenas de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa por órdenes del entonces alcalde, José Luis Abarca, involucrado al parecer con el grupo criminal Guerreros Unidos.

Medidas específicas para Guerrero

Peña Nieto reconoció que lo sucedido es un "hecho lamentable, que ha causado indignación y gran consternación" y ha llevado a las autoridades a hacer "una revisión introspectiva" de por qué ocurrió la tragedia. "Son hechos que lastiman a la sociedad, a los padres de familia que no encuentran a sus hijos", pero también al conjunto de ciudadanos "que quiere vivir en orden", dijo el presidente mexicano.

En su discurso, también ensalzó Guerrero como "un referente de orgullo e identidad" para México e hizo hincapié en que son mayoría "los guerrerenses que quieren paz, tranquilidad y orden" y los "que están en favor del respeto a las instituciones democráticas", en aparente alusión a las protestas violentas en la zona de las últimas semanas por el caso Iguala.

Además, instó a todos los mexicanos a "mostrar solidaridad" con ese territorio "visitando Guerrero" y "sus lugares turísticos". El acto tuvo lugar en el puerto de Acapulco, en el Pacífico mexicano. Peña Nieto enumeró allí varias medidas para apoyar la recuperación del estado. Estas medidas complementan un plan de cambios legales lanzado la semana pasada por el presidente, en el cual hay varias reformas constitucionales, con el objetivo de eliminar las corruptas policías locales y disolver las alcaldías involucradas con el crimen organizado, entre otras metas. Peña Nieto reiteró el compromiso de su Gobierno de seguir trabajando para que la tragedia de Iguala "no quede impune".

MS (efe/milenio.com)