Paula Markovitch: niñez en dictadura | Cine | DW | 02.03.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Paula Markovitch: niñez en dictadura

La película El Premio, de la realizadora argentina Paula Markovitch, ganó el Oso de Plata a la mejor Fotografía y al mejor Diseño de producción en la reciente Berlinale, Deutsche Welle conversó con la cineasta.

default

Paula Markovitch, con su Oso de Plata.

La dramaturga argentina Paula Markovitch, radicada en México desde hace 20 años, debutó como directora con su cinta autobiográfica EL Premio en el último Festival Internacional de Cine de Berlín. Anteriormente ya había incursionado como guionista de producciones reconocidas internacionalmente como Elisa antes del fin del mundo, Temporada de Patos y Lake Tahoe, entre otras. Esta última cinta incluso ganó el premio Alfred Bauer en La Berlinale del 2008.

Markovitch es también hija de la dictadura y son precisamente los hostiles tiempos de la represión militar argentina de los setentas el tópico de su ópera prima. El Premio narra la historia de una niña de 7 años que debe ocultar su verdadera identidad entre sus compañeritos de escuela para sobrevivir y no ser delatada. Ella vive escondida con su madre en una humilde casa junto al mar en espera de su padre, un disidente político del que no se tienen noticias. Pero un día participa en un concurso escolar de textos sobre los militares donde su inocencia de niña pone en riesgo la vida de su familia cuando escribe sobre lo que escucha decir a su madre en casa.

¿Cómo nació el proyecto?

El proyecto nació hace muchos años. Siempre quise regresar a San Clemente porque esos paisajes me transmiten, desde niña, un sentimiento de orfandad cósmica que quería plasmar en una obra de arte. Por otro lado, la historia que cuento, (y que me ocurrió), me hizo pensar en las contradicciones de la infancia y la crueldad del mundo. Esta es una historia que quería contar desde hace tiempo.

¿Qué significó para Ud. haber ganado un premio tan importante como un Oso de Plata?

Me hace pensar que la película conmovió a las personas que la vieron y eso es siempre emocionante.

¿Qué perspectivas se abren para Ud. después de haber ganado este premio de la Berlinale?

Lo importante es seguir creciendo. Deseo que muchas personas puedan ver la película y que les llegue al corazón.

El 2009 ganó el Oso de Oro la cineasta peruana Claudia Llosa con la Teta asustada. Este año le tocó a Ud. un reconocimiento ¿Por qué cree que el cine femenino latinoamericano está triunfando?

Creo que es hermoso que las personas que tienen cosas sinceras y fuertes que contar encuentren oídos que las escuchen. Parece que hay muchas mujeres latinoamericanas que tienen verdades que contar. Muy bueno entonces que encuentren el espacio para expresarse .

Anteriormente sólo había trabajado como guionista. El premio es su gran salto como directora. ¿Cómo fue que se decidió a dirigir su propio filme?

Soy escritora, no específicamente guionista. Escribo narrativa, teatro, poesía, radio y cine. Mis obras más conocidas son las que dieron base a películas, pero tengo muchas otras obras en otros géneros. Escribo desde mis ocho años.

Heredé de mis padres una vocación artística muy fuerte, y hago obras, a veces en papel, a veces en dirección. Esta vez quise hacerlo también en la pantalla. Son simplemente diferentes manifestaciones de una misma búsqueda. No siento un paso "de una cosa a la otra". Son simplemente diferentes actividades igual de hermosas, escribir y filmar, y espero seguir desarrollando ambas disciplinas.

¿ Cómo fue ese regreso al pueblo de su infancia, para filmar?

Fue muy bello y cargado de emociones. Me encontré con mis compañeros de infancia a quienes no veía hace 30 años.

¿Cómo fue la experiencia de dirigir a niños?

Fue muy intenso. Mi inspiración en técnicas de dirección, fue John Casavettes, cuyas experiencias analicé durante años.

Filmstill El premio | The Prize | El premio

Escena de El Premio.

Trabajé partiendo con los niños de improvisaciones y yo los iba guiando lentamente hacia la escena o hacia la situación dramática que tenían que encarnar. Por eso hay escenas que parecen "documentales", pero en realidad no lo son. No hay ninguna escena documental en el film. Dirigí niños confiando mucho en ellos, yo les hablaba durante la toma, respiraba junto con ellos y los iba guiando hacia la situación dramática.

Creo que es bueno respetar mucho la sabiduría de los actores, tengan la edad que tengan. ¡Más aún si son niños! Me parece que los niños asimilan con más claridad aún que los adultos la simplicidad del conflicto escénico. Yo traté de comunicarles siempre el conflicto, con claridad y firmeza (sin tratar de suavizarlo como se suele hacer con los niños) y ellos respondían a esa confianza y encarnaban las escenas con enorme talento y fortaleza interior. Paulita, Sharon, Uriel y los demás niños actores de la película son artistas sólidos y brillantes. ¡Aún a sus ocho años de edad!

Su cinta es una narración inspirada en su autobiografía. ¿Fue su infancia en la dictadura militar argentina igual de agobiante que la de la niña de la película?

Sí. Crecer con miedo es una experiencia muy dura, que lastima a las personas. Aun así, la vida es como es y también tuve, por supuesto, incluso en esa época tan dura, momentos de gran felicidad y plenitud.

Autora: Pamela Schulz
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda