Paso histórico para enfrentar la crisis: el BCE baja su tasa al 0,75% | Economía | DW | 05.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Paso histórico para enfrentar la crisis: el BCE baja su tasa al 0,75%

En una decisión histórica, el Banco Central Europeo (BCE) bajó un cuarto de punto su tasa de interés hasta un nuevo mínimo del 0,75 por ciento para estimular el crédito y reactivar la golpeada economía de la zona euro.

Mario Draghi.

Mario Draghi.

El dinero es más barato que nunca para los bancos europeos. Es la primera vez que la tasa cae por debajo del uno por ciento desde la introducción del euro en 1999. Los analistas daban por hecho el nuevo recorte ante el enfriamiento de la coyuntura en Europa y el relajamiento de la presión inflacionaria.

"Vemos un debilitamiento del crecimiento en toda la zona euro, incluyendo países que no habían sufrido antes", explicó el presidente del BCE, Mario Draghi, para justificar la decisión del Consejo de Gobierno del BCE en Fráncfort. "Esta medida está tomada para ayudar a toda la zona euro, no a países específicos", aclaró.

Previsiones cautelosas

El italiano admitió que "algunos riesgos se materializaron", incluyendo un crecimiento nulo de la eurozona. Draghi prevé una paulatina recuperación en la segunda mitad del año, pero advirtió que hay factores que podrían frenar esa tendencia, como el alto desempleo en Europa.

El BCE también dejó decidió hoy dejar de remunerar los depósitos a un día reduciendo del 0,25 al 0,0 por ciento su tasa. La medida pretende hacer que los bancos muevan ahora los cerca de 800.000 millones de euros que tienen en depósitos de ese tipo.

Por el contrario, Draghi frustró las expectativas de quienes esperaban que el banco arriesgara más y anunciara nuevas medidas no convencionales contra la crisis, como inyecciones de liquidez con vencimiento a largo plazo. El banco ya lanzó dos en diciembre y febrero por más de un billón de euros.

Como se esperaba, el BCE tampoco reactivó el programa de compra de deuda de países en crisis como España o Italia, un paso que sí había recomendado la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Coincidencias

La nueva rebaja suma una señal positiva a los mercados una semana después de la cumbre europea en Bruselas, donde los líderes del bloque acordaron la recapitalización directa de bancos en crisis, un pacto de crecimiento y avanzar hacia la unión bancaria. Además se produjo el mismo día en que el Banco de China acordó sorpresivamente bajar también sus tipos y el Banco de Inglaterra anunció una inyección de capital por 50.000 millones de libras.

La coincidencia hizo pensar en una acción coordinada de los bancos centrales, pero Draghi aseguró que "no hubo ninguna coordinación que fuese más allá del normal intercambio de opiniones sobre la situación de la económica global".

El italiano aprovechó su tradicional conferencia de prensa para elogiar los pasos dados en la cumbre de la semana pasada en Bruselas para "hacer frente a las tensiones en los mercados financieros, restaurar la confianza y estimular el crecimiento".

Críticas

Antes de la reunión del consejo del BCE, algunos analistas advirtieron que una nueva rebaja de tipos dejaría al banco sin más recursos para reaccionar ante la crisis. Draghi lo negó: "No tenemos la sensación de estar quedándonos sin opciones. Tenemos toda nuestra artillería preparada".

Otros criticaron que la progresiva rebaja del tipo de interés, que se encontraba en un 1,50 por ciento cuando Draghi asumió la presidencia del BCE en noviembre, no cumplió con el objetivo de reactivar el crédito. "La circulación del crédito es débil", admitió Draghi. El italiano analizó que hay tres motivos por los que un banco no presta dinero: "Aversión al riesgo, falta de capital y falta de financiación". "Nosotros sólo resolvimos la tercera, no las otras dos", explicó. Además, "en este momento el crédito está guiado especialmente por demanda, y si la demanda es baja no habrá mucho crédito".

Fuente: dpa

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda