Partidos políticos en Alemania y sus “salas de redacción”: ¿periodismo o simple propaganda? | Alemania | DW | 23.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Partidos políticos en Alemania y sus “salas de redacción”: ¿periodismo o simple propaganda?

En Alemania, algunos políticos entrevistan a otros para intentar llegar a los votantes directamente. Pero defensores de la prensa dicen que esto representa un riesgo para el periodismo tradicional y la democracia.

Hace poco tiempo era impensable que un político hiciera de periodista para entrevistar a un colega político. Pero esto es lo que está comenzando a suceder. Por ejemplo, hay un video de YouTube con dos líderes políticos relevantes: la canciller alemana Angela Merkel y el jefe de su partido en el Parlamento, Ralf Brinkhaus.

"Es lindo que podamos tener esta entrevista", dice Brinkhaus. Luego le pregunta a la canciller sobre sus recuerdos de 1989, cuando cayó el Muro de Berlín.

Aquellos que no saben quién es Ralf Brinkhaus⁠, que de hecho pueden ser muchos⁠, podrían pensar que es periodista, y luego preguntarse por qué se dirige informalmente a la canciller como "querida Angela". No hay indicios inmediatos de que el hombre que hace las preguntas sea un miembro de alto rango de la conservadora Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel. Esta información solo aparece en letra pequeña en la descripción del video.

La óptica confusa es intencional, afirma Frank Überall, director de la Asociación Alemana de Periodistas, quien señala a DW que el objetivo es parecer auténtico. Überall también destaca que el periodismo producido dentro de los mismos partidos o ministerios es una tendencia en Alemania, como en muchos países del mundo.

"¿Por qué concederles una entrevista a periodistas críticos cuando puedo hacerlo yo mismo?" pregunta.

Control sobre las imagénes propias

Cuando la líder de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, invitó a la asociación de prensa extranjera a la sede del partido en la primavera, su oficina de prensa requirió que nada de lo que ella dijera se publicara. Además, los fotógrafos de prensa quedaron excluidos.

Los periodistas invitados, pero no el partido mismo, respetaron la confidencialidad. Poco después del evento, la CDU tuiteó varias fotos, todas tomadas por su propio fotógrafo. "AKK en intercambio con más de 100 periodistas extranjeros", decía el tuit, en referencia a Kramp-Karrenbauer, quien se conoce comúnmente en Alemania por sus iniciales.

En otra ocasión, a los periodistas no se les permitió participar en una discusión sobre migración. En cambio, la vieron a través de una transmisión en vivo. Kramp-Karrenbauer dijo que era porque su partido era "el propietario de los derechos de las imágenes" para usarlas en "(sus) propias noticias". También manifestó que era un impulso hacia la "comunicación política moderna" que se "desarrollaría" aún más.

Las partidos imitan a los medios

Los expertos llaman a esto "control de mensajes", para el cual se establecen "salas de redacción" internas. El partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD) dio uno de los primeros pasos, al abrir su propia sala de redacción tan pronto como ingresaron al Parlamento en 2017. La AfD estaba interesada en encontrar una forma de evitar los medios de comunicación tradicionales, en los que desconfía.

"Somos nuestros propios medios alternativos", dijo Mario Hau a DW, quien dirige las redes sociales de AfD.

La AfD aprovecha al máximo sus canales, apunta Martin Fuchs, un experto político y digital. Las publicaciones de los miembros del partido son compartidas miles de veces y luego son difundidas por los seguidores. Esta operación viral ha presionado a los partidos tradicionales para que hagan lo mismo.

Ahora, los socialdemócratas también tienen una sala de redacción, y se dice que la CDU está asignando a una docena de personas que combinarán los canales de redes sociales del partido para integrar el trabajo en una sola sala de redacción.

Deutschland Newsroom der AfD-Bundestagsfraktion

El partido populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD) creó su propia "sala de redacción" cuando ingresó al Parlamento en 2017

El objetivo es llegar a los votantes potenciales que no leen periódicos ni ven las noticias en televisión. Mientras que los partidos antes solo tenían carteles de campaña costosos para llegar a esta porción del electorado, ahora pueden hacer llegar su mensaje político directamente a los hogares a través de internet.

"Contraproducente para la democracia”

Mantenerse al día con la tecnología de la comunicación tiene sus riesgos. El término "sala de redacción" es un "eufemismo, una etiqueta engañosa", afirma Überall. "Un partido no puede ‘redactar' noticias en el sentido periodístico". No hay una exigencia de equilibrio sino solo información basada en intereses, explica, y agrega que una "sala de redacción" carece de preguntas de seguimiento críticas, lo cual yace en el núcleo mismo del periodismo real.

En otras palabras, esto es solo relaciones públicas, sentencia.

Las rutas legales para revertir la tendencia son limitadas. Los partidos políticos en Alemania disfrutan de una gran libertad. Sin embargo, sus facciones parlamentarias tienen un cierto límite: solo pueden gastar dinero en una manera que promueva su trabajo parlamentario, no el de los partidos. Pero la línea entre estos dos elementos puede ser borrosa.

En ausencia de un recurso legal claro, la Asociación Alemana de Periodistas ha estado tratando de abrir un debate público sobre el asunto. Solo la presión pública podría conducir a una regulación más estricta para proteger el trabajo periodístico real, aclara Überall, quien ve como un desafío explicarle a la gente que la tendencia hacia las salas de redacción de partidos políticos afecta a todos, no solo a los periodistas.

"Podría ser contraproducente para la democracia", advierte.

(rrr/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda