Parlamento de Túnez suspende sesiones y se agudiza crisis | El Mundo | DW | 06.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Parlamento de Túnez suspende sesiones y se agudiza crisis

Miles de personas protestan exigiendo la salida del Gobierno. Jefe del Parlamento llama a urgente diálogo nacional que incluya a todas las partes.

Hasta que el Gobierno y la oposición se sienten a conversar. Con esa premisa, el presidente de la Asamblea Constituyente de Túnez, Mustafa Ben Jaafar, informó este martes (06.08.2013) la suspensión indefinida de la Cámara que trabajaba elaborando la nueva Constitución que deberían regir los destinos del país del norte de África.

Con esta medida se profundiza la crisis que afecta al país, sumido en una ola de protestas e inseguridad provocada por movimientos radicales. En los últimos seis meses, además, dos líderes de la oposición han sido asesinados, lo que ha motivado la solicitud por parte de los opositores laicos de que dimita el gobierno y se disuelva la Asamblea.

Para Ben Jaafar, la única forma de salir de la crisis política es con ambos bandos sentados en la misma mesa, buscando puntos de concordancia. Por ello, él mismo buscará convencer a los líderes políticos y a otras personalidades del país, para que se allanen los caminos que permitan superar la difícil contingencia.

Nuevas protestas

Decenas de diputados renunciaron a sus puestos tras el asesinato, en julio, de Mohamed Brahmi, uno de los principales dirigentes de la izquierda tunecina. Ellos mismos han solicitado la disolución de la Asamblea y también del Gobierno, encabezado por el partido islamista Ennahda, con el fin de crear un Gobierno de salvación nacional.

Desde el 25 de julio se celebran manifestaciones diarias delante del recinto de la Asamblea, donde se han alzado las voces para pedir la salida del grupo gobernante, al que se acusa de ser corresponsable de la muerte de Brahmi. La noche de este martes, más de 40.000 personas llegaron al lugar para exigir la salida de la coalición que decide los destinos de Túnez.

Por otro lado, un miliciano islamista fue abatido por las fuerzas de seguridad en un suburbio de la capital, informó un portavoz del Ministerio del Interior. El régimen combate la violencia islamista en distintos sectores del país y acusa a esos milicianos de estar vinculados con los crímenes políticos que desataron la actual crisis.

DZC (Reuters, dpa, AFP)

Publicidad