Paralizan obra que causó protestas ciudadanas en España | Europa | DW | 17.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Paralizan obra que causó protestas ciudadanas en España

El alcalde de la ciudad española de Burgos (norte), donde los vecinos de un barrio obrero protagonizan desde hace una semana sonadas protestas contra la construcción de un bulevar, anunció la paralización definitiva del proyecto ante la presión ciudadana. "Es mucho más importante la convivencia", manifestó el alcalde, Javier Lacalle, al anunciar la decisión en rueda de prensa. "A partir del lunes se cerrarán las obras, confiamos en que desaparezca la tensión", dijo el político, del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy. Los habitantes de Gamonal, un barrio obrero de la ciudad, se levantaron contra la construcción del bulevar, con protestas que comenzaron hace una semana y que varios días terminaron con disturbios en los que fue detenido casi medio centenar de personas. El caso saltó a los titulares de los medios nacionales e internacionales y los vecinos se convirtieron en un ejemplo de resistencia ciudadana en tiempos de crisis económica. El miércoles comenzaron de hecho a extenderse por España protestas en su apoyo, que en Madrid terminaron en disturbios con detenidos ese día y el jueves. En tiempos de crisis económica y recortes de servicios públicos, los vecinos de Gamonal consideraban excesivamente costosa la construcción del bulevar, de 8,5 millones de euros. El proyecto, además, iba a acabar con plazas de aparcamiento gratuitas en el barrio, mientras que debajo se iba a construir un parking de pago. El alcalde burgalés aseguró que "el bulevar no ha sido el problema", sino "la excusa" de los disturbios que vivió la ciudad el pasado fin de semana y aseguró que las empresas encargadas de las obras llegaron a recibir "presiones" en sus propias sedes. "Es imposible ejecutar el proyecto en estas condiciones", manifestó. Pocas horas antes del anuncio de Lacalle, el pleno del ayuntamiento de Burgos, una ciudad de 180.000 habitantes, había rechazado sin embargo la paralización total del proyecto, que el alcalde suspendió temporalmente el martes en aras de tratar de llegar a un acuerdo con los vecinos. DPA

Publicidad