Papa Francisco siente que ″todos recibieron el mensaje″ sobre los rohinyás | El Mundo | DW | 03.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Papa Francisco siente que "todos recibieron el mensaje" sobre los rohinyás

Se estima que más de 620.000 rohinyás se encuentran en campos de refugiados en Bangladesh viviendo en condiciones infrahumanas y que 60 % son menores de edad.

Tras la visita a Myanmar y Bangladesh, uno de sus viajes diplomáticamente más difíciles por darse en medio de la crisis humanitaria de los rohinyás, el papa Francisco aseguró que su mensaje en defensa de esta perseguida minoría musulmana había conseguido llegar a todos.

"Consideré que si en el discurso oficial hubiese dicho esa palabra, era como dar con la puerta en la narices, pero yo describí las situaciones, hablé de derechos, de que ninguno quedase excluido, de ciudadanía, y así permitirme después en los encuentros privados ir mas allá", dijo.

Tras seis días de viaje, once discursos y numerosas reuniones con todos los sectores de la sociedad, Francisco manifestó: "Visto todo el recorrido, el camino, yo sentí que el mensaje llegó".

"Todos recibieron el mensaje. Y yo no he oído ninguna crítica, quizá las haya, pero no la he oído", resaltó. Aseguró, además, que quedó "muy satisfecho" con todas las conversaciones que mantuvo.

La Iglesia católica en Myanmar le había solicitado al sumo pontífice que no pronunciara el término rohinyá en este país de mayoría budista porque podría suscitar reacciones violentas por parte de las franjas más extremistas de los diferentes sectores del país.

Bangladesch Dhaka - Papst Franziskus besucht Rohingya Flüchtlinge (Reuters/M. Rossi)

Francisco se reúne con refugiados rohinyás en Dacca, Bangladesh, el 1 de diciembre.

Sin embargo, Francisco decidió hacerlo en el segundo destino de su gira. Durante un encuentro interreligioso con representantes musulmanes, budistas, hinduistas y cristianos y 16 miembros de la etnia, en su visita a Bangladesh, el viernes, el Papa dijo: "La presencia de Dios hoy también se llama rohinyá. Que cada uno tenga su respuesta".

El Papa también explicó que le hubiera gustado ir a los campos de refugiados en la provincia de Cox's Bazar, pero que por muchas circunstancias era muy difícil, por lo que el gobierno bangladesí y la organización católica Caritas organizaron el encuentro con los 16 rohinyás, entre los que se encontraban dos mujeres y dos niñas.

Al respecto de su controvertida reunión con el comandante en jefe del Ejército de Myanmar, Min Aung Hlaing, considerado el responsable de los brutales ataques contra esta minoría en el estado del Rakáin, sostuvo que él se entrevista con todos los que se lo piden "porque cerrando puertas y con la agresividad se impide el diálogo y el mensaje no llega".

Papst Franziskus in Bangladesch (Reuters/A. Medichini)

El Papa visitó la Casa Madre Teresa, en Dacca, el 2 de diciembre, donde se encontró con un grupo de personas enfermas

Desveló que con el general mantuvo una "bonita conversación" y "un buen encuentro civilizado", pero advirtió de que "no negoció la verdad" y que le hizo entender que "un camino como el de los viejos tiempos no es viable" y que "incluso allí también el mensaje llegó".

Acerca de las críticas a la jefa de facto del gobierno de Myanmar por no defender a los rohinyá, la Premio Nobel Aung San Suu Kyi, Francisco quiso recordar que el país se encuentra "en una situación de desarrollo político, de transición, y que preguntarse si hubiese sido posible hacer esto o aquello se tiene que evaluar en esa óptica".

Los rohinyás fueron obligados a escapar de la violencia del Ejército de Myanmar y buscar refugio en Bangladesh. Según la ONU, la operación militar, ejercida desde agosto, es una "limpieza étnica".

Se estima que más de 620.000 rohinyás se encuentran en campos de refugiados en Bangladesh viviendo en condiciones infrahumanas y que 60 % son menores de edad.

RRR (Efe, Dpa).

DW recomienda

Publicidad