“¿Papa alemán? - Mera coincidencia” | La prensa opina | DW | 21.04.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

La prensa opina

“¿Papa alemán? - Mera coincidencia”

Los comentaristas alemanes continúan debatiendo sobre la elección del Papa Benedicto XVI y los sentimientos de los ciudadanos. Mientras unos creen que su nacionalidad es coincidencial otros la consideran providencial.

El diario Express: Colonia se alegra de recibir a Benedicto XVI

El diario Express: "Colonia se alegra de recibir a Benedicto XVI"


El diario muniqués Süddeutsche Zeitung considera que “la nacionalidad alemana del nuevo Papa es una cosa, meramente, coincidencial, en un país como Alemania en donde 3 cuartas partes de los niños y jóvenes evaden la clase de religión. Los eventos del Vaticano se perciben en buena parte de Alemania como un espectáculo de otro mundo.

Aquí los detractores de la iglesia romana reciben la misma atención mediática que los obispos. La mayoría de los alemanes no están ni a favor ni en contr. Sencillamente no le interesa. Y, justamente ahora la más alta organización global eleva a un alemán al cargo de Papa.

Es comprensible que los católicos se alegren, pero Alemania es una nación secular que acude a los valores internos cuando le va mal económicamente. Aunque el canciller alemán declare que la elección de Ratzinger como Papa ‘es una gran honra para nuestra nación’, los dos tienen sólo en común la nacionalidad”.

Motivo de regocijo

El capitalino Die Welt, por su parte, invita al regocijo de que justo “uno de nosotros nacido en el siglo de la catástrofe alemana” sea ahora el Papa, Unser Papst y prosigue: “Alegrémonos de que alguien con la tradición espiritual alemana represente a la comunidad de creyentes del mundo. ¿Cuándo se ha dado esto en los últimos 6OO años?

Esta elección no es sólo un manifiesto teológico, esta elección es para el pueblo más culpable de Europa un gesto de perdón. Tras haber superado las enemistades entre los pueblos europeos, fue una providencia divina la que un polaco y un alemán acordaran en Roma trabajar por la libertad que tanto bien le ha hecho a Alemania”.