Paco de Lucía, el maestro que rompió fronteras | Música | DW | 26.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Música

Paco de Lucía, el maestro que rompió fronteras

No solo el mundo del flamenco llora la muerte de Paco de Lucía, considerado tanto un virtuoso como un revolucionario, por haber tendido puentes hacia el jazz y la música clásica.

El virtuosismo de Paco de Lucía, su creatividad y su avidez innovadora abrieron las puertas del mundo entero al flamenco. De su mano, llegó también a Alemania, donde España es sinónimo de sol, vacaciones y, por supuesto, de música flamenca.

Pero su arte no sólo trascendió fronteras nacionales, sino también musicales. “No solo en el mundo del flamenco, sino también en el mundo de la guitarra clásica, ha sido para nosotros el gran referente; siempre estábamos esperando a ver con qué nos sorprendía…”, indica Rafael Aguirre, profesor de la Escuela Superior de música de Düsseldorf. Y subraya que Paco de Lucía “es la persona que más ha hecho por el flamenco. Gracias a él, se lo incluye también en muchos festivales de música aquí en Alemania”.

“Otro” flamenco

Durante muchos años fue el único guitarrista flamenco conocido en Alemania. “Todos los guitarristas que se interesaron por el flamenco lo hicieron gracias a Paco de Lucía. El álbum del concierto Friday Night in San Francisco (con Al di Meola y John McLaughlin) fue un punto de iniciación para muchos guitarristas”, apunta Oliver Farke, editor de la revista alemana de flamenco ¡Anda! Farke destaca entre los más talentosos a Rafael Cortés, cuyos abuelos emigraron a Alemania en la década del 60 y que se ha convertido en uno de los grandes exponentes del flamenco en este país.

“Para mí fue siempre un ídolo, uno que nos guiaba, un innovador, un renovador. Para mí fue, en el sentido de la guitarra flamenca, un dios”, dice Cortés. “A Paco de Lucía le pertenece el 80 por ciento de la palabra flamenco, porque ha renovado e innovado todo. Y si hoy tocamos la guitarra como la tocamos, es gracias a él”, afirma el guitarrista nacido en Alemania, quien tocó en dos conciertos como “telonero” de Paco de Lucía.

Paco de Lucía, en un concierto en Hamburgo, en noviembre de 2007.

Paco de Lucía, en un concierto en Hamburgo, en noviembre de 2007.

También Ricardo Volker, músico nacido en Múnich, coincide en que “tras los primeros discos de Paco de Lucía, la guitarra flamenca fue otra”. Y eso tuvo impacto en su vida profesional: “Cuando empecé de joven a estudiar guitarra y escuché un disco de Paco de Lucía, fue para mí un acontecimiento increíble. Me abrió el mundo de la guitarra y me mostró lo que se puede hacer con una guitarra”.

El contagio llegó con “Carmen”

El gran público alemán se contagió con la fiebre del flamenco gracias a “Carmen”, la película de Carlos Saura en la que Paco de Lucía tuvo un papel central. Desde entonces, se multiplicaron los adeptos y el mundo del flamenco se puso de moda. El boom ya ha pasado, pero en los últimos 10 años se ha producido una consolidación, explica Farke: “ha quedado la gente que se interesa de verdad seriamente por el flamenco. Eso ha llevado a que en Alemania se desarrollara una escena flamenca que se puede tomar en serio artísticamente, y no solo de imitadores”.

Su publicación, ¡Anda!, cuenta con un registro de aproximadamente 130 escuelas y profesores que enseñan profesionalmente flamenco en el ámbito de habla alemana. Eso da un indicio del interés, que sigue presente.

En el reino de la música clásica

Aguirre hace notar que en Alemania hay un público muy entendido en cualquier estilo musical y existe también gran respeto por el flamenco.

Paco de Lucia Porträt Archiv 1976

Paco de Lucía, en 1976.

“Paco de Lucía decía que cuando él era joven, no se incluía el flamenco en las grandes salas sinfónicas de España, como el Teatro Real de Madrid; la primera vez que tocó en ese teatro, aquello fue un escándalo, porque la gente no quería que se incluyera el flamenco en los templos de la música clásica. Paco de Lucía dijo que no podía entenderlo, porque él ya había tocado en todos los teatros de Europa”, cuenta el catedrático español de Düsseldorf. Hoy esa discusión ya no existe. “Paco de Lucía luchó mucho para que el flamenco se considerara una música seria, y rica, y de hecho se convirtió en patrimonio de la humanidad. Todo esto se le debe en gran parte”, apunta Aguirre.

En ese sentido, también Rafael Cortés subraya que “el flamenco no es una moda, es un patrimonio cultural”. Personalmente recuerda al maestro como “una bellísima persona, muy sencillo, muy andaluz, de un humor extraordinario”, señalando que “va a pasar mucho tiempo hasta que llegue otro artista tan excepcional como Paco de Lucía”.

DW recomienda

Publicidad