Países emergentes y coronavirus: de motores mundiales a estados endeudados | Economía | DW | 30.08.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Países emergentes y coronavirus: de motores mundiales a estados endeudados

La pandemia también ha golpeado duramente a las economías emergentes, consideradas alguna vez el motor de crecimiento de la economía mundial. ¿De qué dependerá su recuperación?

Los jefes de gobierno de los países BRICS en la cumbre de Brasilia.

La última foto de grupo antes de la pandemia de coronavirus en noviembre de 2019: los jefes de gobierno de los países BRICS en la cumbre de Brasilia.

Cuanto más implicado esté un país en la economía mundial, mayor será el daño potencial por la pandemia de coronavirus. Alemania y otros países ricos han tratado de mitigar las consecuencias con enormes paquetes de ayuda, pero la mayoría de los países emergentes no puede hacerlo. "Carecen de recursos", dice Klaus Jürgen Gern, experto en economía internacional del Instituto de Economía Mundial de Kiel (IfW). "En términos de producción económica general, sus ingresos estatales suelen ser más bajos. No pueden obtener préstamos en los mercados internacionales de capital como los países industrializados", añade.

No es un desastre

Sin embargo, la gran catástrofe que se temía al inicio de la pandemia en primavera de 2020 no se materializó. Los inversores retiraron su capital de los mercados emergentes a una velocidad récord y se corrió el riesgo de que los países se desangraran económicamente. Pero después del primer susto, la situación volvió a la normalidad gracias al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial, que pusieron a disposición una gran cantidad de dinero. "Al hacerlo, eliminaron el temor de los mercados de capitales de que la crisis pudiera causar quiebras estatales", según Gern.

Sin embargo, el miedo ha vuelto debido a que la inflación está aumentando en EE. UU.. La Reserva Federal de EE. UU. podría aumentar sus tasas de interés en el futuro próximo. "Para los países emergentes existe el riesgo de que haya un fuerte aumento en el costo y la fuga de capitales", dice Clemens Fuest, director del Instituto Ifo de Múnich.

Miedo a los intereses

Esto ya se observado varias veces en los años posteriores a las crisis financieras, por ejemplo, en 2012/13 o 2015/16. Cuando se retiró capital de los mercados emergentes, las monedas se derrumbaron y escaseó el dinero para invertir. Sin embargo, en general, el riesgo hoy es inferior, porque los países emergentes tienen más experiencia en lidiar con dichos problemas, cree Fuest.

El investigador del IfW, Gern, señala, sin embargo, que los países emergentes "han aumentado drásticamente" sus deudas durante los últimos diez años. "Antes de la crisis financiera de 2008, la deuda nacional de los países emergentes giraba alrededor del 30 por ciento del PIB. Ahora está más cerca del 65 por ciento". Cuando las tasas de interés suben, una parte cada vez mayor de los ingresos debe utilizarse para el servicio de la deuda.

Y, en algunos países, la situación ya es de por sí preocupante. Por ejemplo, el peso argentino ha perdido alrededor de un tercio de su valor frente al dólar estadounidense desde que comenzó la pandemia y la inflación ronda el 50 por ciento.

El puerto de contenedores de Ningbo-Zhoushan, cerca de Shanghai.

El puerto de contenedores de Ningbo-Zhoushan cerca de Shanghai. China es la única economía nacional que no se contrajo por la pandemia.

Economía crece menos

En grandes países emergentes como India, México y Sudáfrica, la economía se contrajo entre un siete y un ocho por ciento en 2020. La mayoría de los países emergentes no pudo desvincularse de la tendencia global y fracasó como motores de crecimiento. Según cálculos del FMI, la depresión económica en los países emergentes, excluyendo a China, fue incluso mayor que en los países industrializados.

La crisis también ha dejado claro que el célebre grupo de países BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) tienen en realidad poco en común. Solo la economía China pudo crecer el año pasado; en Rusia, se redujo el 3 por ciento y en Brasil, el 4 por ciento.

La economía brasileña crecerá menos del dos por ciento en 2022, estima el FMI, una cifra devastadora para un país que se vio casi en el umbral de un país industrializado.

Para Michael Hüther, director del Instituto de la Economía Alemana (IW), el eclipse de la estrella de los BRICS se debe a la gran carencia de estabilidad política, y a menudo también a la falta de seguridad jurídica.

El pronóstico es similar para Sudáfrica, que participa en las reuniones y negociaciones del grupo BRICS desde 2011. Sin embargo, las 600 empresas alemanas presentes allí no ven motivos para dejar de invertir en el país.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil

Para Michael Hüther, director del Instituto de la Economía Alemana (IW), la situación de la economía en Brasil se debe a la situación política y jurídica del país.

Distribución de vacunas

El desarrollo futuro de dichos países también depende de si se puede controlar la pandemia. Debido a la falta de vacunas, las tasas de vacunación en el continente africano, por ejemplo, han sido hasta ahora muy bajas.

Christoph Kannengießer, director general de la Asociación Africana de Empresas Alemanas, cree que el continente africano debe ser más independiente de la ayuda de otros y "fabricar las vacunas que necesita”, porque no es "una cuestión de patentes, sino de producción”.

(rmr/ers)

DW recomienda