Otro joven negro muere en Missouri tiroteado por la policía | El Mundo | DW | 19.08.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Otro joven negro muere en Missouri tiroteado por la policía

El hombre, de 23 años, robó un almacén y amenazó a los agentes con un cuchillo. Siguen las protestas en Ferguson.

Un joven negro de 23 años murió este martes (19.08.2014) cuando la policía le disparó, en un operativo por una denuncia de robo. El hecho ocurrió en St. Louis, a pocos kilómetros de distancia de Ferguson, la localidad que está convulsionada desde hace diez días por el asesinato de Michael Brown, un joven de 18 años, quien estaba desarmado y fue tiroteado en seis oportunidades por un agente.

El nuevo caso, sin embargo, no tiene las mismas características, aunque acentúa las dudas sobre la forma en que actúa la policía, en su mayoría blanca, que opera en zonas con una población mayoritariamente negra. El joven, cuya identidad no ha sido entregada, robó varias cosas de un almacén, las que luego dejó en la calle. Con sus facultades perturbadas, sacó un cuchillo y se puso a hablar solo, mientras se movía frenéticamente.

Al llegar la policía, el hombre gritó “dispárenme ahora, mátenme ahora!”. Luego, intentó atacar a los funcionarios con un cuchillo, lo que generó la reacción de los policías, que causó la muerte en el lugar del hombre. Los dos uniformados, que salieron ilesos del incidente, tienen ahora una licencia administrativa mientras se realiza una investigación, informó el diario local St. Louis Dispatch.

Jornadas de violencia

Pese a que en Ferguson se desplegó la Guardia Nacional, grupo de reservistas del Ejército que actúan en casos de desórdenes públicos o catástrofes naturales, las tensiones están lejos de disminuir y en las últimas horas se produjeron fuertes enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, que terminaron con dos personas heridas de bala y 78 detenidos, en los episodios más violentos desde que comenzaron las revueltas.

Como se ha tornado costumbre, las protestas comenzaron de forma pacífica, pero derivaron en choques con los agentes e intentos de saqueo. “Los manifestantes pacíficos no son el enemigo, ellos no. Pero hemos recibido disparos. Dos personas han tenido que ser trasladadas a un hospital y quienes les dispararon no eran agentes”, explicó el capitán de la Patrulla de Carreteras de Misuri Ron Johnson. La policía atribuyó los ataques a “delincuentes”.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

DW recomienda

Publicidad