Opinión: SPD, un partido sin sonrisa | Alemania decide | DW | 21.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Opinión: SPD, un partido sin sonrisa

Los socialdemócratas negociarán con la Unión Cristianodemócrata y Social la formación de un gobierno. Pero nadie está satisfecho. La apretada decisión es un desastre para el liderazgo del partido, dice Sabine Kinkartz.

Andrea Nahles y Martin Schulz

Andrea Nahles y Martin Schulz

Cualquiera que quiera conocer el estado del SPD debe echarle un vistazo a Martin Schulz. El líder del partido aparece demacrado. Con su discurso en la convención de Bonn no logró despertar ni optimismo ni entusiasmo entre los 600 delegados. Schulz se encuentra entre la espada y la pared. El hombre que un año atrás se presentó como la esperanza del SPD, y cuya candidatura generó un singular frenesí, se ve débil y alicaído.

Mientras los Jusos, los jóvenes que promovieron la ahora fallida "rebelión de enanos" para evitar una nueva gran coalición "GroKo”, hacen gala de poder de convicción tras lograr que cerca de un 44 por ciento de los delegados los siguieran en su rechazo a seguir con Merkel. Solo el 56 por ciento atendió la recomendación del ejecutivo del partido. Esto será un incentivo para los jóvenes socialdemócratas y oponentes de la "GroKo” en las próximas semanas. Al final, los 450.000 miembros del partido votarán sobre el acuerdo de coalición, que el SPD negociará ahora con la Unión.

¿No sería Andreas Nahles mejor presidenta del SPD?

Este estado de cosas no es un buen augurio, ni para el partido, y menos para su cúpula. Ya existe una brecha profunda en el SPD, y esta se profundizará en el futuro cercano. Hay frentes opuestos, que tienen enfoques muy diferentes. Ambas partes tienen buenos argumentos; pero ambos lados también representan altos riesgos. Una nueva coalición de gobierno con la Unión puede terminar debilitando tanto al SPD, como en el caso de que se exponga a nuevas elecciones. El SPD no tiene ninguna fórmula mágica. Los socialdemócratas tienen un dilema casi imposible de resolver.

Sabine Kinkartz, de DW

Sabine Kinkartz, de DW

Y nada indica que Martin Schulz pueda sacar al SPD de la crisis más profunda de su historia, pero probablemente Andrea Nahles sí lo logre. Ella demostró en Bonn la pasión, la fuerza y la voluntad que le faltaron a Schulz. Con su lema de "negociar con Merkel hasta que chille” cautivó al pleno, incluso a algunos escépticos.

Peste y cólera

No todos los escépticos estaban tan seguros de que un rechazo a la gran coalición era la mejor vía. La realidad es que la gran coalición es tan impopular en el SPD, que es probable que no haya nadie que la apruebe con la conciencia tranquila. Quienes votaron por un "sí”, lo hicieron pensando que un "no” era aún peor: una elección entre peste y cólera.

Pero, ¿cómo quiere gobernar un partido tan dividido? Un partido en el que la desconfianza de sus bases en su liderazgo ha tomado formas casi grotescas. "Los de abajo" contra "los de arriba" es el segundo frente de división del SPD. ¿Cómo quiere este partido motivar a un ciudadano para que vote por él?

Los socialdemócratas, que han tenido que renunciar a tanto en los últimos años, deben estar atentos, porque si no logran renovarse, se hundirán en la insignificancia.

Autora: Sabine Kinkartz (JOV/DZC)

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda