Opinión: Siria y los errores de Occidente | El Mundo | DW | 15.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: Siria y los errores de Occidente

Es difícil decir si Occidente pudo acortar la guerra en Siria. Pero una cosa es cierta: cometió muchos errores, dice Kersten Knipp.

La guerra en Siria es un caso para la historia ficción: ¿qué hubiera pasado si...? Esta pregunta es particularmente urgente con respecto a los Estados de Occidente. ¿Cómo habría sido esta guerra si hubieran actuado de forma diferente? La interrogante no es para nada ociosa, ya que afecta directamente al destino de innumerables fallecidos que, con un actuar distinto de parte de Occidente, podrían seguir vivos.

Desde la perspectiva actual, la historia de las decisiones occidentales es, ante todo, una de las oportunidades perdidas. La más evidente ocurrió en 2013, cuando se hizo patente que el régimen de Assad podría haber usado gas venenoso contra su propio pueblo. En ese entonces, el presidente Barack Obama alertó sobre pasar la "línea roja", y advirtió sobre eventuales consecuencias. Pero cuando finalmente se usó gas venenoso, Obama no hizo nada. Ignoró el veneno y sus advertencias.

Obama y las "líneas rojas"

Al parecer, esa fue la última oportunidad para ponerle límites al régimen de Assad. Todavía no estaba bajo la protección de Rusia e Irán, al menos no tanto como lo está ahora. En ese momento todavía existía un equilibrio de fuerzas que hubiera hecho posible cualquier tipo de intervención de Estados Unidos y sus socios. Obama dejó pasar esa oportunidad.

Knipp Kersten Kommentarbild App

Kersten Knipp, redactor de DW.

Pudo tener buenas razones para tal determinación. La intervención de Estados Unidos en Irak hace diez años resultó un desastre político, moral y propagandístico. La operación, basada en mentiras, hizo que se viera a Estados Unidos como una nación neoimperialista, arrogante, imagen de la que aún no se han recuperado. Realizar una nueva intervención en Medio Oriente, esta vez en  Siria, era arriesgado: dependiendo de curso de los hechos y del resultado, la reputación de Estados Unidos podía seguir arruinándose.

Pero el riesgo estratégico tenía un costo incalculable, pues era un misterio cómo  terminaría la intervención. ¿Assad se sentiría presionado? ¿Rusia e Irán habrían aceptado una invasión? Y si Obama hubiera actuado invadiendo, ¿tendría a parte del mundo islámico en su contra, sunitas y, quizás también, chiítas? ¿La intervención habría significado nuevos ataques yihadistas en Estados Unidos y en Europa?

El precio de la pasividad

Es obvio: una invasión podría haber tenido consecuencias fatales. El dilema es que este mismo resultado se aplica a la decisión de no intervenir. La situación actual es bien conocida: Irán y Rusia tomaron el timón e intervinieron tan intensamente que la confrontación ya no es posible para Occidente. Las demandas de Washington y de las capitales europeas para que Assad renuncie se han convertido en farsas y son cruelmente irrelevantes. Lo que Occidente quiere o no quiere ya no importa. Los gestos habituales de quejas no impresionan a nadie.

La situación va más allá: el hecho de que Estados Unidos aparentemente tuviera planes para sacar a Assad antes del inicio de la guerra, probablemente también habrían sumido a Siria en el caos y deja ver a la potencia como un actor de dudosas intenciones. Y la situación no mejoró cuando Obama y sus aliados decidieron intervenir, pero sin verdadera convicción. Apoyar a los rebeldes sí, pero no demasiado, por miedo. El falso apoyo (dicen los yihadistas). Esta estrategia no es la mejor. Al contrario, alentó a una creciente oposición a una batalla que ya estaba perdida. No sólo murieron combatientes, sino que también lo hicieron cientos de miles de civiles que fueron víctimas de la violencia más terrible, ejecutada con gran cinismo.

¿Falsas promesas? ¡Nunca más!

Ahora la pregunta es: ¿qué se puede aprender de todo esto? Las intervenciones de Occidente se llevaron a cabo de forma dilatada y fracasaron sangrientamente, tanto en Irak como en Libia. Una cosa es clara: Occidente es (actualmente) incapaz de realizar intervenciones significativas a largo plazo.

Pero no puede dejarle el campo libre a los demás: el giro que Rusia e Irán le han dado a la guerra en Siria es de un cinismo que difícilmente puede ser superado. Para el futuro, si bien para Siria es demasiado tarde, podemos tener presente que a las posibles declaraciones deben seguir acciones concretas y bien pensadas, o bien Occidente se queda fuera desde el principio. No se logra nada con las habituales falsas promesas. Eso sólo empeora las cosas.

Kersten Knipp (MN/LGC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad