Opinión: Merkel quiere volver al futuro: se acabó la época de vacas gordas en Alemania | Alemania | DW | 04.06.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Opinión: Merkel quiere volver al futuro: se acabó la época de vacas gordas en Alemania

El gobierno alemán presentó un paquete de ayuda por el coronavirus de 130.000 millones de euros que lleva a Alemania a un nuevo futuro. Pero dejó en claro que terminó la época de las vacas gordas, dice Michaela Küfner.

La canciller Angela Merkel.

La canciller Angela Merkel.

La exigencia de una prima para la compra de automóviles, y, justamente de aquellos impulsados a gasolina y diésel, era tema una y otra vez. Y no solo la demandaba la industria automotriz, clave en la economía alemana. En esta crisis, todos los partidarios de la idea tenían cerca de 800.000 argumentos a su favor: los puestos de trabajo.

Pero esta coalición vuelve a demostrar que la búsqueda, anteriormente tan paralizante, de consenso puede ser ahora una fortaleza: con este paquete de ayuda, tanto los democristianos como los socialdemócratas se decidieron fundamentalmente en contra de seguir buscando el antiguo estatus quo de la Alemania casi fósil. Bien por eso. Todo podría haber sido diferente.

Obligados a mirar hacia el futuro

Pero Berlín se durmió en los laureles en lo que respecta a la digitalización y a la movilidad eléctrica en los últimos 15 años, el tiempo de gobierno de Angela Merkel. Ahora, la pandemia del coronavirus sacó a todos de su cómoda rutina política y los obligó a mirar con sobriedad hacia el futuro. El gobierno alemán ya estaba dispuesto a invertir más de 700.000 millones de euros en la mera supervivencia de la economía durante la crisis del coronavirus. Y no quería que los 130.000 millones de euros para el paquete de ayudas se perdieran en el flujo de dinero.

Michaela Küfner, de DW.

Michaela Küfner, de DW.

Luego de unas 21 horas de negociaciones, durante dos días, los partidos decidieron que solo habría primas de compra para automóviles eléctricos, es decir, primas de innovación para la industria. Y que se impulsaría al consumo con el instrumento de mayor amplitud, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), reduciéndolo del 19 por ciento al 16 por ciento. Los 300 euros por hijo podrían ser vistos como un poco de humo populista, ya que no contribuyen con la meta de asegurar una educación para todos, y adecuada a los tiempos que corren.

Esperanza de grandes resultados

Este paquete no es, de seguro, un hito que conduzca a una política orientada hacia el futuro, que no solo siga amortiguando los efectos de la revolución digital, sino que la reconfigure con innovaciones. Pero sí es un cambio de ruta, a casi un año del fin del último período de Angela Merkel como canciller. Un cambio de ruta que abre la puerta a la esperanza de otros resultados más contundentes. En 2005, Merkel misma se benefició, al llegar al poder -y durante más de una década- de los efectos de la impopular Agenda 2010 del excanciller socialdemócrata Gerhard Schröder. De ese modo, este paquete coyuntural actual podría ser un primer paso importante en dirección hacia una Agenda Merkel 2030.

(cp/vt)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda