Opinión: Los medios turcos ya solo tienen un dueño | El Mundo | DW | 24.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Opinión: Los medios turcos ya solo tienen un dueño

Es mucho más que un cambio de propietario. La venta de los medios de Aydin Dogan ha acabado con la pluralidad del periodismo en Turquía, opina Rainer Hermann.

A partir de ahora, cuando usted vaya a un kiosko en Turquía, no tendrá que preocuparse por qué periódico comprar. Solo tiene que comprar uno cualquiera. Con eso a sabrá lo que dicen el resto. Quizás lo muestren con imágenes diferentes, pero a menudo se encontrará con las mismas frases, palabra por palabra. Y es que, una vez que Aydin Dogan, el antiguo magnate mediático turco, ceda sus periódicos y emisoras de televisión al Grupo Demirören, ya no habrá medios de comunicación independientes en Turquía.

Y poco importan los escasos periódicos izquierdistas que quedan, los cuales apenas pueden mantenerse a flote porque nadie se atreve a anunciarse en ellos, o porque sus periodistas más importantes están en prisión.

Objetivo logrado

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, logra así lo que lleva intentando a lo largo de la última década: empresarios cercanos al mandatario están comprando medios de comunicación a petición suya. Un buen negocio para ambas partes, pues Erdogan concede contratos públicos a los magnates leales, quienes a cambio usan parte de su nueva riqueza para adquirir los medios y eliminar así las voces críticas.

Autor Rainer Hermann (picture-alliance/dpa)

Rainer Hermann es periodista del Frankfurter Allgemeinen Zeitung

Pero para ello primero hubo que ir por los propietarios de estos medios. Aydin Dogan fue uno de los primeros en encontrarse en el punto de mira de Erdogan. En 2009, un "pago retrospectivo de contribuciones fiscales” de unos 2.700 millones de euros tendría que haberlo hecho arrodillarse. En 2011 tuvo que ceder sus primeros diarios, Milliyet y Vatan, a la familia Demirören.

Estos días, Milliyet (antaño un periódico respetado) es insignificante. La misma familia Demirören se hace ahora con Hürriyet, el rotativo más influyente de Turquía; Posta, el tabloide más importante y CNN Türk, la única emisora seria que quedaba.

El año que viene se celebrarán elecciones locales y presidenciales en Turquía. En lo que a los medios de comunicación respecta, la compra de los periódicos y las televisiones del grupo de Dogan implicará que ya no son una amenaza. El principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), lo ha calificado de un nuevo y enorme monopolio. Pero es poco probable que la comisión de Erdogan dedicada a los monopolios  lo considere así, si es que siquiera llega a lidiar con el caso.

El presidente tiene el control

Hürriyet ha dejado de publicar críticas directas a Erdogan desde entonces. Pese a ello, el diario todavía dedica cierto espacio a opiniones disidentes. Por primera vez, un presidente tiene el control de los medios de comunicación y, cuatro décadas después de que Aydin Dogan comprara su primer periódico, Milliyet, su holding podrá concentrarse de nuevo en sus principales negocios. Lo cual muy probablemente significará que se evitará tener que "devolver impuestos”.

Autor: Rainer Hermann (EAL/DZC)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda