Opinión: La protesta de la generación ″cambio climático″ | El Mundo | DW | 16.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Opinión: La protesta de la generación "cambio climático"

Las cifras de la protesta estudiantil de este viernes: manifestaciones en más de 1.500 ciudades de todo el mundo, 200 de ellas en Alemania. Es hora de tomar más en serio esta protesta, dice Jens Thurau.

¿Qué es lo que pasa todos los viernes en las ciudades alemanas, y en ciudades de todo el mundo? Los jóvenes -escolares y estudiantes universitarios- abandonan las aulas y salen a la calle a proteger el clima. A menudo con la venia de los padres y también de las escuelas, que tienen que ir pensando cómo hacer frente a la seriedad con la que la joven generación toma este día. ¿Se trata de una politización pasajera que no debe tomarse en serio, como algunos políticos sospechan? ¿O hay más detrás de esto?

La atracción por lo prohibido

En primer lugar, las grandes masas que surgen es sorprendente; solamente provocada por la profunda seriedad y determinación de la joven sueca Greta Thunberg, que a mediados del año pasado se sentó frente al edificio del Parlamento en Estocolmo en lugar de ir a la escuela. Por supuesto: el atractivo por lo prohibido juega ciertamente un papel, al igual que el hecho de tener unas horas emocionantes fuera de las paredes de la escuela, sin tener que ser expulsado de ella. Pero reducir el movimiento #FridaysforFuture a esto sería bastante arrogante.

Thurau Jens Kommentarbild App

Jens Thurau, periodista de DW

Donde sea que veamos las manifestaciones de los viernes, se nota una organización perfecta. Y realizada por los propios estudiantes. Grupos ecologistas reconocidos como Greenpeace ofrecen su ayuda, que también es aceptada, pero los niños no se dejan engañar. Y con esa misma seriedad nos muestran el espejo, a la generación de padres, como lo ha hecho todo movimiento juvenil exitoso en su tiempo. Los estudiantes del año 1968 preguntaban a sus padres dónde habían estado cuando Alemania, en contra de todo lo logrado por la civilización, se hundió en una profunda barbarie. Por otro lado, el movimiento pacifista de principios de los años ochenta se negó rotundamente a seguir la lógica política de la carrera armamentista.

Los jóvenes de hoy en día viven a menudo en una sociedad extremadamente orientada al consumo, también ejemplificada por sus padres, que están obsesionados con la autorrealización. Y sin embargo, se dan cuenta de cómo las certezas y las obligaciones disminuyen, cómo se disuelven las familias. Y cuán grande es la contradicción entre la exigencia y la realidad, especialmente para los padres. Es esta generación de padres la que anuncia en cada encuesta lo importante que es proteger el clima. Y aún así están gastando cada vez más dinero en viajes aéreos y en el último modelo de auto. Por eso, la protección del clima es el tema ideal para los adolescentes de hoy.

Huelga escolar vs. asistencia obligatoria

Un problema puede resultar rápidamente como medio de protesta: la huelga. En Alemania existe al menos la obligación de asistir a la escuela. Padres, maestros y políticos no pueden quedarse mirando para siempre a que Greta Thunberg y sus compañeros de campaña anuncien que quieren permanecer en huelga hasta que finalmente suceda algo para proteger el medio ambiente. Para luego cambiar la forma de protestar. El movimiento en sí no tiene por qué detenerse.

Desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente celebrada en Río de Janeiro en 1992, cuando aún existía el multilateralismo, la comunidad internacional ha intentado con más o menos éxito proteger el medio ambiente. En 2007, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y el exvicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz. Pero las emisiones siguen aumentando rápidamente. Ahora Greta Thunberg ha sido nominada para el Premio Nobel. Queda por ver si esto le hará algún favor. Pero el hecho de que la protección del clima se esté convirtiendo en el tema de una generación joven que, al igual que sus padres, ya no quiere simplemente tomar nota del aumento del nivel del mar y de los registros de calor con cargos de conciencia, no debería sorprendernos: esta generación será la primera que tendrá que vivir con las consecuencias cada vez más notorias del calentamiento global.

(mov/ct)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda

Publicidad