Opinión: La CDU elige la continuidad | Alemania | DW | 16.01.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Opinión: La CDU elige la continuidad

Al elegir a Armin Laschet como líder, los demócratas cristianos de Alemania decidieron claramente no cambiar significativamente y continuar con la senda de Angela Merkel, opina Katharina Kroll, de DW.

En medio de la pandemia de coronavirus, Armin Laschet prometió a su partido que continuaría el rumbo y el estilo político de Angela Merkel. Laschet quiere ser el capitán del equipo para mantener unidos a su partido y al país. Sin riesgos, solo confianza y fiabilidad.

Con su victoria, se asegura mantener sus opciones a aspirar a la cancillería. Sin embargo, aún no se ha decidido si también será candidato. Como nuevo líder del partido, tiene prioridad para postularse. Y Laschet ya dijo claramente que se ve capaz de dirigir la cancillería.

Dos rivales al acecho

Pero detrás, dos serios competidores esperan su oportunidad y ambos están volando alto actualmente en las encuestas: Markus Söder, primer ministro de Baviera y jefe de la CSU, y Jens Spahn, socio de Laschet en la candidatura a liderar el partido, quien como ministro de Salus ha estado por supuesto constantemente en los medios durante la pandemia, por lo que incluso superó en ocasiones a la canciller Merkel en las encuestas de popularidad.

Katharina Kroll, jefa de la sección de política en DW

Katharina Kroll, jefa de la sección de política en DW

La voluntad de gobernar: en pos de este objetivo, la CDU siempre se ha acabado uniendo. El partido tiene una clara aspiración a seguir en el poder. Y eso depende del candidato con más opciones. A pesar de toda su voluntad personal de poder, se puede confiar en que Laschet vigilará quién tiene más posibilidades de éxito para la CDU en las elecciones de otoño. Eso lo distingue de su competidor inmediato, Friedrich Merz. Y esta es una de las razones por las que ganó más votos de los delegados.

La tarea más importante de Laschet ahora es posicionar a la CDU de manera inteligente en términos de contenido y estrategia. Y mantenerla unida. El partido se enfrentó a una verdadera elección de dirección. Se opuso a un giro hacia la derecha y, por tanto, contra Merz, quien quería darle a su partido un perfil mucho más conservador y económicamente liberal. Laschet, por su parte, no romperá con la estrategia de éxito de Merkel de resultar elegible para todos aquellos que tienden a quedar en el centro. No es de esperar en él una refundación del partido. En el mejor de los casos, Laschet cambiará de rumbo moderadamente y enfatizará lo social.

Mediación y equilibrio

Solo si logra unir completamente al partido detrás de él, Laschet tendrá la oportunidad de convertirse en candidato a canciller. Merz, sin embargo, ha apostado por la polarización. Tiene seguidores ardientes que ahora están amargamente decepcionados. Porque Laschet es sinónimo de mediación y equilibrio, que es probablemente una de las razones por las que los delegados lo eligieron.

Mediación, equilibrio, búsqueda de soluciones y compromisos: Merkel también defiende este estilo de política. Por ello es valorada en el extranjero, especialmente en Europa, donde se le considera la encarnación del diálogo paciente y la búsqueda de compromisos. Con Laschet, los socios internacionales de Alemania no deben esperar confrontación. También en política exterior, él encarna la continuidad: Laschet es un europeo acérrimo. Un transatlántico. Pone el acento en la seguridad, interna y externa. Y apoyó activamente la política de refugiados de Angela Merkel.

La carrera por la candidatura a canciller está abierta

Al postularse, Laschet puso el espíritu de equipo en primer lugar. No solo se presentó a las elecciones junto con Spahn, sino que su comportamiento es integrador, no exclusivo. Rezuma la calidez y alegría renana. La fría política del poder no le va. Como ministro presidente del estado de Renania del Norte-Westfalia ha traído un equipo fuerte al gabinete, sus ministros suman con su experiencia y contribuyen a la popularidad de Laschet.

La CDU es indiscutiblemente el partido más fuerte actualmente en las encuestas. Esto se debe a la popularidad de Merkel. La mayoría de los alemanes, en cambio, no quiere a Laschet como futuro canciller por el momento. Pero en la pandemia del coronavirus, la política es más impredecible que nunca. Todo depende de dar las respuestas adecuadas a la crisis y de una mejor gestión. La siguiente fase en la lucha por suceder a Merkel en la cancillería ya está en marcha.

(lgc/))

DW recomienda