Opinión: El leve giro de Draghi | Economía | DW | 27.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Opinión: El leve giro de Draghi

El Banco Central Europeo quiere reducir lentamente la controvertida compra de bonos estatales. Pero el final de la arriesgada política de cero intereses sigue estando lejos, se queja Henrik Böhme.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

El modelo es la Reserva Federal de EE.UU., llamada Fed. Aunque, mientras la Fed tiene la tarea de estimular la economía, el Banco Central Europeo debe prestar especial atención a la estabilidad de precios. Cierto es que lo que haga o no el BCE tiene un impacto en la economía. La economía en la zona euro estuvo mucho tiempo en dificultades.

Una crisis surgida del caos financiero originado primero en Estados Unidos. El fisco de varios Estados de Europa tuvieron que salvar sus bancos con miles de millones y millones de dinero de los contribuyentes. Dinero que faltaba en otro lado. Varios países de la eurozona entraron en recesión. Esta crisis sacó a luz otros problemas creados por la ineptitud de varias administraciones: falta de voluntad para llevar a cabo reformas estatales y la carencia de un mecanismo interno de la eurozona para compensar los desequilibrios económicos.

Lea también: 

BCE: ¿frenará Draghi la compra de bonos estatales?

Italia interviene de urgencia para "liquidación ordenada" de bancos

La opción 

Entonces se hizo necesario hacerle frente a los especuladores que ya hacían apuestas por la quiebra de Europa. Como en Estados Unidos, también el BCE redujo los intereses a cero. Y como la inflación no subía al objetivo del 2%, Draghi lanzó un gigantesco programa de compra de bonos de Estados ruinosos.

La idea era librar a países y empresas en problemas de la carga de la extrema deuda, para promover la inversión y, con esta, la economía. El BCE comenzó entonces a comprar bonos estatales por 60 mil millones de euros, cada mes. Una impresionante suma  de 2,3 billones e euros. A modo de comparación: un billón de euros son mil millones. O bien: 20 mil millones de billetes de 50 euros. ¡Inimaginable!

Los mercados sensibles

Una estrategia que muchos en Alemania y Europa consideran ilegal, pero las cortes le han dado a Draghi la razón, hasta ahora. Ahora, el BCE ha comenzado, lentamente, a abandonar dicha estrategia. Pero sin asustar a los mercados.

Un ejemplo: más se tardó la Fed en empezar a dejar la compra masiva de bonos, que los especuladores en retirar masivamente capital de países emergentes, con las correspondientes consecuencias negativas.

Por ello Draghi ha anunciado la extensión  del programa hasta septiembre de 2018. Así ha dado un paso casi simbólico hacia la normalización de la política monetaria. Su política de cero intereses empero, la quiere mantener el mayor tiempo posible, en detrimento de los ahorradores alemanes que solo entre los años 2010 a 2016 perdieron unos 344 mil millones de euros de ingresos por interés, 4.000 euros por cada habitante de Alemania.

DW recomienda