Opinión: el lema “Lo lograremos” de Angela Merkel pervive | Política | DW | 31.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Opinión: el lema “Lo lograremos” de Angela Merkel pervive

Hace dos años, la canciller Angela Merkel pronunció su famoso mantra durante la crisis de los refugiados: “Lo lograremos”. La frase es ahora historia, pero dice mucho sobre Alemania, opina Christoph Strack.

"No puede y no debería haber otro año como ese”, dice Angela Merkel a sus seguidores durante la campaña electoral por todo el país. Habla sobre 2015, el año en el que cientos de miles de refugiados llegaron a Alemania en el punto más álgido de la crisis migratoria. Solo la semana pasada, lo dijo en sus discursos en Bayreuth y Bad Kissingen, en Bavaria; en Fulda en Hesse,  en el norte alemán en Vechta, en Quedlinburg en las montañas Harz y en Annaberg en Sajonia. En el norte, en el sur, en el este y en el oeste. Lo está diciendo en todo el país.

Merkel se está mostrando a sí misma como la mujer que habla sin rodeos del partido cristianodemócrata (CDU). Y parece que Merkel, como líder conservadora de su partido, estuviera ahora intentando sepultar a la canciller, que en su momento, emitió un mensaje el 31 de agosto de 2015, que algunos consideran valiente e incluso atrevido: "Alemania es un país fuerte. Hemos alcanzado tantas cosas. ¡Lo lograremos!”. Con estas palabras inspiró entonces a miles de personas. Nos recordó lo que es necesario y posible, nos recordó la importancia de los valores compartidos.

Más información:

Merkel, con tranquilidad por el cuarto mandato

Así neutraliza Angela Merkel a la oposición

Christoph Strack.

Christoph Strack.

Lema por muchos años

"Lo lograremos" se convirtió en un lema, aunque Merkel no lo usó con frecuencia, solo en discursos clave. Si lo hubiera hecho, habría perdido con rapidez su verdadero significado: si el contexto en el que se usa el lema cambia, se usa irónicamente o se utiliza para mostrar críticas incisivas. Después de un año, Merkel se distanció de la frase, porque se había "convertido prácticamente en un cliché”.

Merkel realizó su primer llamamiento emocional hace dos años en la tradicional rueda de prensa en verano. Dos años después, no hizo ninguna mención sobre el tema, sino que habló en su manera típicamente pragmática sobre los muchos aspectos de las crisis migratoria, cómo reprimir las mafias de tráfico de personas y crear más opciones para la migración controlada.

Uno de los problemas, durante esas excepcionales semanas en septiembre de 2015, fue que muchos esperaban que la integración trascurriría más rápidamente; es un proyecto para generaciones y requiere cambios en ambas partes: para los que llegan y para la sociedad de acogida.

La integración exitosa necesita su tiempo

La integración sucede localmente, en las ciudades y barrios, donde viven los inmigrantes. La época de los centros de acogida repletos es historia. Y a pesar de los obstáculos, hay muchas historias personales exitosas de estudiantes: para las generaciones más jóvenes es más fácil echar raíces en Alemania. En el mercado laboral, los expertos están convencidos de que aunque al principio haya muchos refugiados desempleados, después de tres a diez años se notará positivamente en la economía del país. Desde el principio, los expertos mostraron su alivio por el efecto positivo de la inmigración sobre el fatigado sistema de pensiones alemán.

Por otro lado, parte de la población observa con miedo cada incidente terrorista independientemente del trasfondo del delincuente. La decisión de Merkel de mantener abiertas las fronteras a los refugiados y su mantra "Lo lograremos” puede que no haya dividido a Alemania, pero sí causó cierta fragmentación social. "Lo lograremos” se seguirá citando durante años y es una muestra evidente de que las palabras pueden despertar emociones en los normalmente fríos y reservados alemanes. No sabremos si habrá otra situación comparable a esta en el futuro. ¿Qué sucedería si cientos de miles de personas sienten la necesidad de abandonar sus casas en el Báltico? ¿Si hubiese un accidente nuclear, como el de Fukushima, en Europa? Todo puede ser posible viendo cómo está el mundo. "No puede y no debería haber otro año como ese”, suena a ilusión. Y "Lo lograremos”, como un grito de guerra para situaciones críticas en el futuro.

Christoph Strack (RMR/VT)

DW recomienda

Publicidad