Opinión: El jurado de la Berlinale se atrevió a elegir ′Touch Me Not′ | Cultura | DW | 25.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Opinión: El jurado de la Berlinale se atrevió a elegir 'Touch Me Not'

El presidente del Jurado Internacional de la Berlinale había advertido al comienzo de la ceremonia de premiación. "¿Habrá sorpresas?", preguntó retóricamente. "Mitad mitad", respondió.

La parte sin sorpresas fue cuando Wes Anderson fue nombrado mejor director por 'Isle of Dogs'. El cineasta de culto ha demostrado una vez más su impecable sentido del detalle con esta deliciosa película animada por la técnica de stop motion.

La gran sorpresa llegó después, cuando se anunció el ganador del Oso de Oro, el máximo galardón del festival. La película 'Touch Me Not', el debut cinematográfico de la artista y cineasta rumana Adina Pintilie, definitivamente no era la favorita. El trabajo muestra desnudos integrales y escenas perversas. Y su estilo narrativo experimental requiere algo de paciencia de los espectadores.

No sorprendió únicamente al público, también obtuvo uno de las peores puntuaciones en Screen International. La conocida red de jurados recopila calificaciones para las películas competidoras de los principales festivales. La mayoría le daban una única estrella: "pobre".

Fuertes candidatos alemanes

Entre las cuatro participaciones alemanas en competición oficial, dos películas tenían opciones. 'In the Aisles', del director alemán Thomas Stuber, conquistó los corazones de muchos críticos en su proyección el último día del festival. También el mío. Hubiera sido, sin duda, una elección más fácil para el Globo de Oro.

Otros críticos alemanes apostaban por 'Transit', adaptación de la novela de Anna Seghers sobre el exilio de la Segunda Guerra Mundial, que el director Christian Petzold transformó en un experimento antihistoricista.

Con el cineasta Tom Tykwer a la cabeza del jurado, los críticos tal vez esperaban que los contendientes alemanes tuvieran una ligera ventaja patriótica. No fue el caso. Y Tykwer merece un absoluto respeto por ello.

Una exploración oportuna del consentimiento

'Touch Me Not' sigue el viaje a través de varias terapias sexuales de Laura (Laura Benson), una cincuentona que rehúye la intimidad física. Mientras tanto, un taller de yoga se centra en dos personajes, Tomas (el actor islandés Tomas Lemarquis) y Christian (Christian Bayerlein, que en la vida real es un desarrollador web que vive en la ciudad alemana de Coblenza, muy paralizado por la atrofia muscular espinal e interesado hace años por la experimentación). A pesar de sus deformidades y limitaciones, Christian es increíblemente positivo acerca de su cuerpo, mientras Tomas está trabajando para romper sus mecanismos de defensa.

A lo largo de las sesiones, la propia directora Adina Pintilie aparece en escena en la película, como cineasta que está haciendo un proyecto de investigación sobre la intimidad con su propio enfoque terapéutico. Al combinar actores y personas reales de la escena sadomasoquista, Pintilie borra las fronteras entre la realidad y la ficción, pero con toda honestidad. Y los personajes de la película son profundamente tranquilizadores, creando un espacio seguro para tal exploración.

Abrir un debate

Personalmente, pensé que 'Touch Me Not' podía ganar. Pero fue antes de ver 'In the Aisles'. No solo porque Pintilie trata el tema del consentimiento. Algunos se apresurarán a afirmar que el festival de Berlín, conocido por apoyar las cuestiones sociales, una vez más se decantó por la elección políticamente correcta. No creo que esa haya sido la principal motivación del jurado.

Elizabeth Grenier Kommentarbild App PROVISORISCH (privat)

Elizabeth Grenier, de la redacción de Cultura de DW.

Obviamente, es una declaración contundente elegir 'Touch Me Not' ('No me toques') en medio de la actual discusión sobre el acoso sexual en el mundo del cine (bajo el hashtag #MeToo). Pero también es un trabajo estéticamente hábil con una propuesta experimental que, sin embargo, resulta absolutamente genuina.

Es una de las películas que más debate ha generado. Y esa es una de las metas de Pintilie. Mientras recogía su trofeo, dijo que esperaba que el debate propuesto en su película también mueva a los televidentes de todo el mundo a dialogar.

"No se trata de lo que el cine puede hacer, sino a dónde puede llevar", dijo Tykwer después de otorgar el Oso de Oro. Los miembros del jurado no se dejaron llevar por las opiniones mayoritarias, sino que, definitivamente, tomaron una decisión audaz y visionaria al reconocer una obra de cine artístico que todos los adultos deberían atreverse a ver.

Autora: Elizabeth Grenier (LGC/EAL)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  


DW recomienda