Opinión: ¿Cómo mantener presentes el Holocausto y Auschwitz? | Alemania – Política | DW | 27.01.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania – Política

Opinión: ¿Cómo mantener presentes el Holocausto y Auschwitz?

Los rituales conmemorativos han cambiado en Alemania desde 1945. ¿Seguirán teniendo sentido en el futuro? La distancia histórica y el cambio social obligan a replantear el tema, dice Felix Steiner.

DW - #Weremember - Felix Steiner (DW)

Felix Steiner, redactor de DW.

El popular periódico Bild y su medio asociado bild.de no son conocidos como la lectura preferida de la élite intelectual y la burguesía ilustrada en Alemania. Por ello es tanto más llamativo que sean precisamente estos medios los encargados, este año, de la campaña en los medios sociales del Congreso Judío Mundial sobre el Día del Recuerdo del Holocausto. 

La campaña #WeRemember invita a personas de todo el mundo a subir fotos de ellos mismos. Las imágenes se proyectarán en una gran pantalla este 27 de enero en un evento conmemorativo que recuerda el aniversario de la liberación de Auschwitz por parte del Ejército Rojo en 1945. Los organizadores esperan que medio millón de personas participen.

Los testigos desaparecen

#WeRemember es un intento creativo de encontrar nuevas formas de recordar a los judíos europeos asesinados por los nacionalsocialistas. Los relatos de testigos vivos pronto serán historia. Cuando Anita Lassker-Wallfish, único miembro vivo de la Orquesta de Mujeres de Auschwitz, se dirija al Bundestag el próximo miércoles, será quizás la última vez que seamos testigos de una presentación tan conmovedora.

Y entonces, ¿qué pasará? ¿Los futuros historiadores darán discursos y repetirán rituales? Eso sería desastroso: tal cultura del recuerdo sería repulsiva y probablemente lograría lo contrario de lo que se pretende.

Algunas personas esperan eso: “Terminen con el culto a la culpa alemana” y otras fases sin sentido seguirán leyéndose en algunos círculos de redes sociales. Ya no importa que hace tres años Joachim Gauck, entonces presidente del país, declarara que “no hay identidad alemana sin Auschwitz”. Esto es algo que de ninguna manera es aceptado por todos los que viven aquí.

Viejas y nuevas formas de antisemitismo

Los cementerios judíos en Alemania siempre han sido profanados, las esvásticas se dibujan en las paredes y “du Jude” (tu judío) todavía se usa como insulto en los patios de las escuelas. Además, muchas sinagogas necesitan protección policial permanente. Parece que no todos aprendieron la idea del “nunca más” como lección básica.

Holocaust-Mahnmal (picture-alliance/Geisler-Fotopress/S. Gabsch)

El monumento conmemorativo del Holocausto que se encuentra en Berlín.

A esto se suman nuevas formas de antisemitismo expresadas por inmigrantes de culturas islámicas. Esto no es un fenómeno limitado sólo a Alemania: que un alto número de judíos franceses se planteen la idea de emigrar hacia Estados Unidos o Israel también se debe principalmente a esto.

Pero Alemania se ha fijado un objetivo ambicioso con respecto a este grupo. “El recuerdo del Holocausto sigue siendo un tema que compete a todos los ciudadanos que viven en Alemania”, dijo Gauck en el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz. El cómo se lleva a cabo tal premisa es algo que Gauck no dio en esa ocasión.

Solo algo es seguro: un solo día al año de rituales rígidos no ayudará a que todos entiendan por qué la violencia diaria contra los judíos en las calles de Alemania son tan inaceptables como la quema de estrellas de David o los ataques contra lugares de culto, sin importar su religión.

Memorial del Holocausto y "Stolpersteine"

Los lugares permanentes para el recuerdo son cada vez más importantes. Ya sea el monumento al Holocausto en Berlín, los miles de "Stolpersteine" (placas de metal que indican la identidad de judíos deportados frente a las casas donde vivían), o los lugares históricos como los campos de concentración y exterminio.

Stolpersteine (DW/T.Walker)

Los Stolpersteine son estas pequeñas placas metálicas que se encuentran en la entrada de los edificios o casas donde vivieron judíos deportados durante la II Guerra Mundial.

Una visita obligatoria a un campo de concentración en el colegio, algo que se discutió recientemente en Alemania, puede mover e impresionar a muchos jóvenes. Esto no es una panacea en términos de inmunización contra el antisemitismo. Por el contrario, claramente se requiere de estrategias más complejas. El interés por la historia alemana de quienes viven hace poco tiempo en el país no puede darse como un hecho. Profesores que han hecho clases de historia o de ciencias sociales en cursos con más de un 50 por ciento de alumnos inmigrantes (como mi propia esposa, por ejemplo), tienen mucho que contar al respecto.

A la larga, la razón de ser de la cultura del recuerdo de Alemania en su forma actual dejará de existir. Este es también un mensaje 73 años después de la liberación de Auschwitz.

Autor: Felix Steiner (MN/FEW)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda